300.000 euros de negocio para la XX edición de la Feria de la Tapa

Arrinconados Feria Tapa

Esta mañana se ha presentado la XX edición de la Feria de la Tapa, que tendrá lugar del 31 de mayo al 3 de junio. Calificada por el alcalde, Francisco Salado (PP), como “la decana de las ferias gastronómicas de la provincia”, este año el evento contará con 12 barras y seis establecimientos participantes (un 33% menos que el año pasado). Así las cosas, el presidente de la ACERV (organizadora de la feria), José Antonio Villodres, ha querido poner en valor la feria asegurando que el negocio que genera para el municipio en cuatro días es de 300.000 euros.

Una carpa de 1.000 metros cuadrados albergará una nueva edición de la Feria de la Tapa, que celebra su vigésimo cumpleaños agitando la bandera de motor económico del municipio. Con un formato muy similar al de ediciones anteriores y con un precio de 2 euros, los asistentes podrán disfrutar de una variedad medio centenar de tapas. La pregonera este año (25 de mayo a las 20:30h en la Casa Fuerte Bezmiliana) será la periodista Arantxa López, directora de la publicación gastronómica Agro Magazine, que en tan sólo tres años se ha convertido en un referente del sector.

Villodres ha restado importancia al progresivo descenso de establecimientos dispuestos a participar en la feria. Hace tan sólo cuatro años, el número de bares y restaurantes rondaba la veintena, ofreciendo cien especialidades culinarias. Este año, la cifra se reduce a seis locales y medio centenar de tapas.

Aunque en el pasado Villodres valoraba muy positivamente el aumento de establecimientos participantes y de especialidades, como signo inequívoco de que “la feria ha ido consolidándose año tras año”, hace dos años el presidente explicó la decisión estratégica de reducir el número de establecimientos para que éstos pudieran sacar mayor beneficio al ser menos a repartir. Este año, Villodres vuelve a hacer una lectura positiva de la media docena de locales pues indica que “eso significa que cada vez menos locales necesitan de la promoción que la feria reporta”.

Por su parte, Salado asegura convencido que “a la gente le gusta venir igual, independientemente de si hay 6, 12 o 25 establecimientos”. En su opinión, se trata de “un atractivo” cuyo “éxito está asegurado”.

Más con menos

La aportación municipal este año es de 35.000 euros, es decir un 70% de lo que la ACERV estima que le costará sacar adelante la Feria de la Tapa. El desembolso por parte del Consistorio supone un incremento de alrededor de un 37% sobre el que PP-PA, con apoyo de Ciudadanos, habían presupuestado para este año. El sobrecoste de 13.000 euros sobre lo presupuestado saldrá de partidas de Turismo, según ha aclarado Salado, que no ha profundizado sobre el hecho de que edición tras edición los costes de la feria para el Ayuntamiento se disparen.

El regidor popular ha atribuido a la gestión, que permite hacer “más con menos”, el hecho de que no se haya recortado en actividades. Sin embargo, sobre el papel el punto de partida marca 5.000 euros más de lo que se presupuestó el año pasado. Será a la vuelta de varios meses, cuando se liquide el año, cuando la ciudadanía tenga la certeza de que no se han superado esos 35.000 euros. A fin de cuentas, en 2015 el sobrecoste municipal sobre sobre lo presupuestado fue de 12.500 euros, en 2016 fue de 20.700 euros y en 2017 fue de más de 31.000 euros, con una cifra récord de gasto municipal de casi 61.300 euros. 

La última Feria de la Tapa que presupuestó y ejecutó íntegramente el PP fue la de 2014. Entonces, el equipo liderado por Salado estimó un costé de 20.000 y, finalmente, de las arcas municipales salieron más de 45.700 euros, cerca de un 55% más.