¿A dónde van a parar los casi 145.000 euros que el Ayuntamiento paga a Don Animal?

Arrinconados Gato

Rincón de la Victoria es el único municipio de la Axarquía que paga dos veces por un servivio de parque zoosanitario, aunque el destinatario es el mismo: el empresario José Antonio Villodres, gerente de Don Animal y presidente de la ACERV (Asociación de Comerciantes y Empresarios de Rincón de la Victoria). Así lo decidieron conjuntamente PP, PA (ahora PMP) y Ciudadanos, con la oposición del resto de partidos políticos (PSOE, Ahora Rincón e IU) que, precisamente, habían eliminado durante su estapa de Gobierno este copago. Las alarmas saltan de nuevo, ¿a dónde van a parar los casi 145.000 euros adjudicados a la empresa de Villodres?

Dos fueron los proyectos con los que los partidos liderados por Francisco Salado (PP), José Mª Gómez Muñoz (PMP) y Elena Aguilar (Cs) abanderaron la justificación de un copago al que no recurre ningún otro pueblo axárquico, puesto que el servicio de parque zoosanitario ya se encuentra contratado para toda la comarca de la Axarquía  a través de la Mancomunidad.

En primer lugar, el método CES, esto es, la captura, esterilización y suelta de gatos pertenecientes a colonias felinas identificadas y controladas en el municipio, con un mínimo anual de 48 ejemplares. El proceso incluía, además de la esterilización de cada gato, su vacunación contra la rabia, su desparasitación, diagnóstico rápido FELV-FIV e identificación con chip o trasnponder.

Dado que no se tiene constancia de que se haya procedido a esta actuación, Arrinconados requerió la semana pasada al equipo de Gobierno una entrevista con algún responsable o acceso a los informes estadísticos que avalen la correcta ejecución del contrato. Desde el bipartito liderado por Salado y Gómez Muñoz se han negado a ofrecer cualquier tipo de información al respecto, sin que la ciudadanía pueda garantizar que su dinero no se está despilfarrando en lo que sería un grave incumplimiento de contrato que permitiría su rescisión.

Asimismo, el contrato era muy claro a la hora de obligar a la empresa adjudicataria a llevar un registro diferenciado de perros, llamado Eutanasia CERO LIM. A través de este programa, la ciudadanía debería estar disfrutando gratuitamente del servicio de adopción de perros al que, además, se le debería «conceder la máxima publicidad», según los términos del contrato, algo que tampoco ha sucedido.

La información requerida ni siquiera es necesario confeccionarla, puesto que el contrato obligaba a la empresa adjudicataria a remitir semanalmente por correo electrónico un parte de incidencias al Ayuntamiento, con copia del Registro Eutanasia CERO LIM, Registró Método CES y Registro de Animales Sacrificados actualizados. Además, mensualmente la empresa de Villodres también está obligada a aportar un resumen o informe donde aparezcan todos los sercicios efectuados, acompañándolo de una relación valorada de trabajo realizado por cada período que se facture.

La opacidad de Salado y Gómez Muñoz vuelve a encender las alarmas, después de que no se justificara la irregularidad en las cuentas asociadas al Parque Zoosanitario. Además, el contrato, además, prohíbe expresamente a Villodres realizar declaraciones a los medios de comunicación sin la autorización del Ayuntamiento.