Aprobado por unanimidad el Convenio Colectivo de todo el personal municipal

Arrinconados Convenio Colectivo

Hoy era un día alegre en el Ayuntamiento: Tras cuatro años desde que fuera suspendido por el anterior equipo de Gobierno (PP), el Convenio Colectivo ha sido aprobado por unanimidad. El nuevo texto, para el que ha sido preciso un año de negociación, tendrá una vigencia de cuatro, hasta 2020, y englobará a todos los trabajadores del Consistorio, tanto personal laboral como funcionarios, incluyendo además al APAL de Deportes que, a diferencia del de la Cueva del Tesoro o Delphos, no estaba contemplado en el anterior.

La nota discordante ha venido por parte de los sindicatos UPLB-A (Sindicato de Policía Local y Bomberos de Málaga) y SIP-AN (Sindicato Independiente de Policía de Andalucía), que no han suscrito el acuerdo de funcionarios, aunque éste ha sido igualmente aprobado por mayoría simple.

«Olvidar el pasado es lo mejor; han sido cuatro años muy duros y los mejor es ir caminando juntos de la mano». Con estas palabras, la concejala de Recursos Humanos, Sonia Jiménez (Ahora Rincón), no podía ocultar su satisfacción, visiblemente emocionada. Jiménez, que junto al resto de la comisión negociadora ha sido felicitada por la alcaldesa, Encarnación Anaya (PSOE), ha asegurado que «este Convenio ya nadie lo va a poder suspender».

Arrinconados Convenio Colectivo

Momento de la firma del nuevo Convenio Colectivo por parte de responsables políticos y representantes sindicales.

El nuevo texto, que no presenta grandes novedades respecto a la versión avanzada por Arriconados hace algo más de un mes, tiene como una de las mejoras más destacadas -así lo ha subrayado Jiménez- la creación de una mesa de seguimiento que se reunirá periódicamente para evaluar la aplicación del Convenio e introducir posibles mejoras, «haciendo del texto un documento vivo». 

La concejala de Ahora Rincón ha calificado el Convenio como «una herramienta muy útil, tanto por los derechos que recoge como por las obligaciones» de los que considera «el músculo, el motor del Ayuntamiento», en referencia a los trabajadores del Consistorio. Por parte de éstos, la representante sindical de UGT, Luisa Domínguez, ha incidido en la importancia del reestablecimiento del artículo 52, modificado del tal modo que la opción de readmisión o indemnización en caso de despido improcedente únicamente aplicará al personal laboral fijo, indefinido o interino que desempeñe puesto de trabajo incluido en la ‘Plantilla de Personal Laboral’ del Ayuntamiento aprobada para el ejercicio 2016. De esta manera, se evita aplicar dicho artículo a los trabajadores que sean indefinidos como consecuencia de irregularidades en su contratación (concatenación de contratos, subrogación o subcontratación ilegal de trabajadores, etc.).

El ‘no’ de los sindicatos policiales

El portavoz de los sindicatos UPLB-A y SIP-AN, Juan Antonio Ruiz Urdiales, ha explicado a este medio que el principal punto para que no se hayan sumado al acuerdo de funcionarios tras someterlo a sus respectivas asambleas que, según indica, agrupan al 80% de la plantilla de la Policía Local, ha sido el período de vigencia: «No podemos firmar cuatro años, eso es casi un suicidio, considerando que siempre se producen retrasos en el arranque de las negociaciones y que podríamos situarnos en el 2023 sin tener nuevo Convenio«.

El primer desencuentro ya se había producido en la última intentona de aprobación, cuando incluso y después de votar en la asamblea general de trabajadores los sindicatos policiales se echaron para atrás después de que el Convenio saliera adelante con un voto de diferencia.

Ahora, Ruiz Urdiales explica que «en el caso de la Policía llevamos desde 2007 sin nuevo Convenio, suspendido desde 2012 y no podíamos firmar hasta 2020». Desde su punto de vista, el nuevo documento «incluye muchas mejoras en prestaciones sociales, pero ninguna económica». Respecto a la posibilidad de incluir estas mejoras económicas a través de la mesa de seguimiento, el portavoz de los sindicatos policiales se muestra pesimista, indicando que «en los 17 años que llevo de sindicalista, con tres Convenios a mis espaldas, nunca una mesa ha funcionado o siquiera ha sido convocada».

A pesar de ello, Ruiz Urdiales subraya que la predisposición tanto de UPLB-A como de SIP-AN es buena y, así, afirma que «asistiremos a todas las reuniones de seguimiento porque queremos seguir trabajando en la misma línea que hasta ahora, colaborando». Tanto es así, que el portavoz indica que de ser realmente efectiva la mesa de seguimiento y si jurídicamente es posible, ambos sindicatos suscribirían el acuerdo de funcinarios con posterioridad.