Bokesa denuncia que no se le permite realizar su labor interventora en el Ayuntamiento

Arrinconados Gaspar Bokesa

El pasado viernes, la concejalía de Economía y Hacienda anunciaba que el Ayuntamiento de Rincón se acogerá a una próxima convocatoria del Ministerio de Hacienda para reducir en 13 millones la amortización de préstamos. No sólo eso, sino que las arcas municipales podrían también beneficiarse de un ahorro de 1,6 millones de euros gracias a la bajada de los tipos de interés por debajo de la prudencia financiera (1%). En este contexto, el interventor municipal, Gaspar Bokesa, asegura haberse visto obligado a dar cuenta de estas dos operaciones al Pleno porque desde Economía y Hacienda no se le permite ejercer su labor interventora.

Antonio Moreno [concejal de Economía y Hacienda] no me coge el teléfono ni me devuelve las llamadas, ni me cita ni me da audiencia y entonces yo no puedo asesorarle como interventor”, afirma Bokesa. Según explica el habilitado nacional, la relación con el edil de Ahora Rincón se limita a “un correíto”.

Así las cosas y considerando que “están en juego 14,7 millones de euros que tiene que solicitar el Ayuntamiento”, el interventor señala que “he dado cuenta al Pleno, dándole parte de todo este tema a los portavoces”. Esta situación, indica, “ha sentado mal, pero es una función para la que a mí la ley me ampara y, a la vista de que no me hacen caso para que les asesore, he tenido que utilizar ese cauce que la ley me permite”.

Aunque Moreno asegura que el plazo para que los empleados municipales disfruten las vacaciones de 2016 expiró el pasado 3 de marzo, Bokesa afirma que “tengo que irme de vacaciones reglamentarias, que las había pedido hace ya mucho tiempo”. Este fue el motivo, según él, por el que informó al Pleno, dado que el plazo para conseguir los ahorros de 1,6 millones de euros (1,7 millones, según él) termina mañana día 30 de marzo, y próximamente se abrirá el calendario para los otros 13 millones, que explica que procederían de que el ministerio de Hacienda considere favorable un nuevo plan de ajuste, lo que permitiría estar tres años sin pagar los préstamos del Plan de Pago a Proveedores.

A pesar de lo expuesto, desde Economía y Hacienda se indica que ambas gestiones por un montante de unos 14,6 millones de euros ya se habrían puesto en marcha con la ayuda del tercer habilitado en el Consistorio: el tesorero.

Fiscalía Anticorrupción

El punto de inflexión en el que la relación entre ambos habría cambiado se produjo, según Bokesa, cuando Moreno “hizo las declaraciones que hizo defendiendo a Ezequiel y nos metió por medio a los técnicos que no tenemos nada que ver.  Las explicaciones del concejal de Economía y Hacienda, que se refiere su relación con el habilitado como “formal y respetuosa”, se centran en que “está muy liado, que ha estado durante todo ese tiempo sin cogerle el teléfono a nadie, ni a Ezequiel, ni a sus hijos, ni a nadie, porque según él, ha estado metido en los temas de Fiscalía”, explica Bokesa, que no entiende por qué “pasado este tema, tampoco me llama para despachar con él”.

En este sentido y preguntado por este medio acerca de si teme que su nombre aparezca en alguno de los 27 documentos que la alcaldesa, Encarnación Anaya (PSOE), y Moreno entregaron a la Fiscalía Anticorrupción, sostiene que “no tengo nada, en absoluto, porque todo lo he hecho legalmente. Nosotros ya tuvimos una auditoría hace tres o cuatro años, cuando gobernaba el PP, y no hubo ningún problema ni antes ni después. Yo lo único que pido es que se me permita ejercer la función interventora”.

Racismo

El choque entra Moreno y Bokesa se escenificó la semana pasada durante la última reunión de negociación de Presupuestos, de la que el Partido Popular (PP) se ausentó tal y como había prometido.  Aunque el interventor afirma que “yo no quiero entrar en polémica, yo tengo mis funciones”, en aquella reunión acusó a Moreno de racista.

“Yo sólo sé que todos los días despacha [por Moreno] con el tesorero varias veces y muchas veces con el secretario, y ¿conmigo por qué no? Dejo la pregunta en el aire”. Aunque Bokesa admite que “no ha sido siempre así” insiste en que “últimamente ha sido así” y añade “cuando hay tres habilitados, a dos se les recibe y a otro no, que curiosamente es de otra raza, ¿qué puedes pensar tú? Una cosa es la teoría de decir que “yo no soy racista” y otra son los hechos”.

Moreno, por su parte, se muestra especialmente molesto con estas acusaciones, que niega tajantemente al tiempo que, encuentra “hostil” la actitud del interventor. Entre los reproches que el habilitado realizó a Moreno en aquel encuentro, éste también destaca que “me dijo que todo lo que pasa es porque no me ha autorizado la auditoría que yo había prometido que realizaría”.