Ciudadanos: No a los cargos de confianza… hasta que puedo tener uno

Arrinconados Cs Jura 2019

Arrinconados desvelaba ayer la subida del 30% del sueldo que el nuevo tripartito PP-PMP-Cs tiene reservada para los cargos de confianza. En esa misma información, se especulaba que los tres cargos que habrá serían para los de Francisco Salado (PP), con dos, y para los de José Mª Gómez (PMP), con uno. Error. En contra de lo que ha venido defendiendo hasta la fecha y según han confirmado a este medio fuentes municipales, Cs tendrá su propio personal eventual, y PMP ninguno.

Desde la formación que lidera Elena Aguilar, siempre han defendido lo impropio de estos cargos de confianza cuando nadie conoce mejor la casa que el propio funcionariado y personal laboral del Ayuntamiento. A pesar de ello, sorprende que la formación naranja contrate a dedo a una persona, dándose de bruces con lo sostenido previamente. Tras varios intentos por contactar con Aguilar para aclarar el asunto, ésta no ha estado en disposición de atender a este medio.

El hecho en sí no dice nada bueno de lo que se puede esperar de Ciudadanos. Si en la investidura la número uno de Cs aseguró que «llegan nuevos tiempos, nuevos aires y una nueva forma de hacer política», quizás se refería al «donde dije digo, digo Diego», pues no le ha temblado ahora la mano para hacerse con un cargo de confianza para alguien afín al que todavía no ha tenido a bien presentar en sociedad… Quienes la hemos seguido en su día a día municipal, tampoco podemos decir que nos suene demasiado descabellado, pues ya estando en la oposición solicitó algún becario o becaria… cosas de los partidos de la regeneración.

No se le presenta una legislatura fácil a Aguilar y su compañera Clara Perles; esta misma semana lo están comprobando en sus propias carnes, pasadas las fotos y festejos por haberse aliado con quien acusó de no tener palabra, en referencia a Salado. Tiene que ser duro eso formar parte de un Gobierno en el que no sólo no confías, sino que además te ha demostrado en el pasado que no cumple lo prometido. Cuando en enero Aguilar detalló los niveles de incumplimiento de su pacto, mientras los ediles del PP se sonreían en el Salón de Plenos, no pensaba ella que a penas cinco meses después ella misma formaría parte del entramado.

Ya no hay marcha atrás, salvo que comience a desmarcarse y ser un socio incómodo para Salado y Gómez Muñoz. Todo cuando éstos hagan en sus áreas, desde el cúmulo de casualidades y las denuncias en los procesos de selección de la Policía Local a lo que a buen seguro está por venir, tendrán la bendición de Cs y, por tanto, su complicidad. Todo lo que haga este tripartito y ante lo que tanto Aguilar como Perles guarden silencio, estará también bajo su responsabilidad… y eso, sólo valorando la experiencia que la propia Aguilar ha tenido en el pasado reciente, es un precio muy alto que está dispuesto a pagar. Quizás por eso en esta nuevo pacto, no se ha hecho público el acuerdo programático… ni un solo objetivo a cumplir. Será una legislatura muy larga, más para unas personas que para otras. Al tiempo.