Cuando el salón de Plenos se convierte en un patio de recreo

Arrinconados Pleno

Ha pasado una semana desde la celebración del último Pleno ordinario. Pensé que sería tiempo suficiente para aplacar la indignación que me despiertan todas y cada una de las sesiones a las que he asistido. Sin embargo, la última fue la gota que colmó el vaso, viendo a la práctica totalidad de nuestr@s representantes políticos convirtiendo el lugar de la soberanía municipal de Rincón es un auténtico patio de recreo. No sorprende que l@s vecin@s no se den ningún trabajo en acudir a ninguno de los Plenos. Esa indignación que se ahorran.

Resulta lamentable constatar que la ciudadanía se toma más en serio los asuntos del municipio que l@s representantes a los que se votó. El martes de la semana pasada fue bochornoso ver cómo l@s ediles se levantaban continuamente, hablaban entre sí sin escuchar a quien estuviera interviniendo, hablaban por teléfono o no apartaban su mirada de los dispositivos… La banca popular, incluso, se pasaban chocolatinas entre risas durante la intervención de la oposición.

Arrinconados Pleno

Ediles del Gobierno entretenid@s con chocolatinas.

Más grave e irritante aún me resulta el hecho de que el sistema de micrófonos falle continuamente impidiendo escuchar a l@s concejal@s correctamente… en la sala, porque los oyentes de Radio Victoria o quienes sigan el Pleno por el sistema de video-acta no escuchan absolutamente nada. Ver a la mayoría de l@s ediles tomárselo a risa, mientras intercambian micrófonos “a ver si éste funciona” es penoso.

La problemática de los micrófonos trasciende, además, el hecho de que se deje a oscuras a la población en lo que a los Plenos se refiere: es un problema de legalidad al que ignoro si el secretario municipal está prestando la debida atención. El hecho de que el video-acta no está grabada correctamente, perdiéndose el audio de las intervenciones, puede poner en serios aprietos al Ayuntamiento según el Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales (ROF).

Apuntarse tantos

En ocasiones, pareciera que las intervenciones de l@s polític@s están más dirigidas a apuntarse tantos que a resolver problemáticas del municipio. El debate, a veces, se destina más a reclamar la autoría de una moción que a defenderla, incluso, aunque la idea haya surgido en un debate radiofónico.

Arrinconados Pleno

Uno de los numerosos momentos en los que el edil desatiende al Pleno conversando por teléfono.

No es la primera vez que sucede algo parecido, con acusaciones cruzadas de haber copiado mociones -que poco o nada afectan al día a día del municipio- de partidos en el seno del Parlamento andaluz. Entiendo que estamos a un año de las elecciones municipales y que hay que reivindicar la actividad de los grupos municipales, pero la sensación que transmiten con tanto empeño y dedicación a colgarse medallas es que justifican su actividad, cuando no hay mejor justificación que una buena gestión, ya sea en Gobierno u oposición.

Y así pasan las horas de pleno, en el que el tiempo realmente aprovechado a duras penas es de un tercio, pues el resto es ruido y cruces de acusaciones y reproches que no benefician a Rincón de la Victoria.

Por otro lado, constatar cómo sistemáticamente el nuevo equipo de Gobierno se niega a dar respuesta a los escritos y preguntas de la oposición es descorazonador. Como prensa, el apagón informativo que sufrimos es absoluto, salvo por la recepción de la propaganda que nos hace llegar el gabinete de prensa, pero que la oposición no pueda ejercer correctamente su labor fiscalizadora porque PP-PA han blindado el acceso a la información comienza a rozar la ilegalidad. Pocas ganas de risas tendría yo si me encontrara en esa situación, como poco me río cuando hace más de un año que el Ayuntamiento se niega a facilitarme datos públicos de interés a la ciudadanía.

Que transcurridos casi diez meses desde la celebración de las ferias todavía no se hayan entregado las cuentas es, cuando menos, inquietante. ¿A qué se debe? ¿Cuál es la razón po la que l@s rinconer@s no puedan conocer cómo se gasta su dinero? O cómo no se gasta, porque tampoco parece de recibo que el Ayuntamiento aún no haya pagado las subvenciones de cultura de 2016.

Así pues, como citaba al principio, no me extraña que en este patio de recreo en que se convierte el salón de Plenos los últimos miércoles de cada mes, solo jueguen l@s políticos, porque la ciudadanía ni aparece.