De confirmarse los, al menos, 12 años de graffitis en la Cueva de la Victoria, ni PP ni PSOE asumirán responsabilidades

Arrinconados Cueva de la Victoria

Los daños producidos en la Cueva de la Victoria son menores de lo que se había pensado en un principio. Con esta buena noticia, a pesar de que sí se han producido daños, comparecía recientemente ante los medios el alcalde, Francisco Salado (PP), en compañía del subdelegado del Gobierno en Málaga, Miguel Briones. Éste último mostraba su enorme preocupación por el hecho de que finalmente se confirme que los graffitis encontrados en la Cueva estuvieran ya datados desde 2005 “y en doce años no se haya hecho nada para repararlo”. A este respecto, ni PP ni PSOE, ambos al frente del Consistorio en legislaturas de ese periodo, consideran que deban asumir responsabilidades políticas.

Tras la visita realizada por los expertos de la Cueva de Nerja, los mayores daños producidos en la Cueva de la Victoria no vienen tanto por las pintadas -que presumiblemente llevan más de una década allí-, sino por la colonia de hongos que se ha generado en los enseres abandonados por las personas que okuparon la cavidad. De confirmarse la antigüedad de las pintadas, ninguno de los dos principales partidos del municipo, PP y PSOE, asumirán ningún tipo de responsabilidad, a pesar de que quizás una actuación sobre los graffitis habría podido evitar los daños producidos en las pinturas rupestres en los últimos doce años.

Salado elude tal responsabilidad, arrogándose haber sido, precisamente, uno de los actores que puso en valor la Cueva de la victoria y el Parque Arqueológico de El Cantal. En cuanto a la socialista Encarnación Anaya, la exregidora considera que haber velado por la conservación y mantenimiento de la cueva no era labor del Ayuntamiento, sino de la empresa que realizó la puesta en valor (EDIPSA), así como de la Junta de Andalucía, más aún considerando que no es una cueva abierta al público, como sí sucede con la Cueva del Tesoro.

Burocracia

Por otro lado, tanto Briones como Salado han lamentado lo que consideran falta de diligencia por parte del equipo de Gobierno anterior (PSOE-Ahora Rincón), lo que habría derivado en la okupación y los posteriores daños producidos por los hongos. Según el relato de Salado, los ocupantes llegaron a colocar velas en la parte superiore de la cueva pero, afortunadamente, sin que éstas produjeran daños en las pinturas paleolíticas.

El regidor popular informó de que ya se han iniciado los procedimientos burocráticos para que la Junta de Andalucía autorice la retirada de todos estos residuos. A este respecto y preguntado Salado acerca de si el Grupo de Montaña de Málaga (GMM), que ya retiró dichos residuos en noviembre sin autorización alguna, podría haber incurrido en alguna falta administrativa, el alcalde indicó que “eso sería como matar al mensajero cuando quien tenía que haber actuado era la Junta de Andalucía”.