Dos Ferias de la Tapa bajo mandato del PP se celebraron sin el permiso que exige la ley

Arrinconados Feria Tapa 2015

La Feria de la Tapa se celebró en 2015 sin contar con la autorización que exige la ley para la instalación de la carpa que ocupa el dominio público marítimo-terrestre. Según ha podido averiguar Arrinconados, Demarcación de Costas resolvió por ello un expediente sancionador al Ayuntamiento rinconero, entonces con mayoría absoluta del Partido Popular (PP), incluyendo una multa de 11.940 euros. La edición de este año también se celebró sin el pertinente permiso, algo que ni el bipartito PP-PA ni la ACERV han hecho público hasta la fecha.

Los cerca de 12.000 euros de multa por haber infringido la ley en 2015 tuvieron que sumarse a los sobrecostes de más del 62% por encima de lo presupuestado, que hizo que de 20.000 euros finalmente la feria supusiera más de 32.500 euros al erario público (más la multa). De nada sirvió el recurso impuesto por parte del Consistorio que, además de afrontar los costes del proceso judicial hubo de pagar la multa tras la gestión del equipo de Gobierno liderado por Francisco Salado (PP). 

Con la llegada del cuatripartito (PSOE, Ahora Rincón, IU y PA) en 2015, las dos siguientes ediciones de la Feria de la Tapa sí cumplieron con la legalidad y, tal y como se indica desde Demarcación de Costas, la carpa obtuvo autorización para su instalación de la Delegación Territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, que es la competente en la materia, en virtud de las competencias transferidas por el Real Decreto 62/2011, de 21 de enero, sobre traspaso de funciones y servicios de la Administración del Estado a la Comunidad Autónoma de Andalucía en materia de ordenación y gestión del litoral.

Este año, de nuevo con el PP en el poder, en alianza con PA y apoyo de Ciudadanos, la Feria ha vuelto a celebrarse sin el permiso correspondiente. Este medio ha podido confirmar que el Ayuntamiento rinconero solicitó el permiso a Demarcación de Costas el pasado 28 de mayo, es decir, a tan sólo tres días de la inauguración del evento, por lo que no dio tiempo a resolverla. De hecho, no fue hasta el 16 de junio cuando Demarcación de Costas remitió la solicitud mediante escrito a la Delegación Territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, “estando a la espera de la resolución de dicho Organismo que decidirá si otorgar este año título para tal actividad o no hacerlo”.

De no concederse el permiso, el Ayuntamiento de Rincón debería afrontar una nueva multa de varios miles de euros, como ya sucediera en 2015 bajo el mandato de Salado.