El apartahotel que nunca fue