El Ayuntamiento da prácticamente por perdidos más de 8 millones de impagos

Arrinconados Coladero

El último informe económico financiero elaborado por la Intervención municipal revela que el Consistorio rinconero da prácticamente por perdidos los más de 8 millones de euros que tendría que haber recaudado hasta 2014 y que jamás han llegado a las arcas municipales. Considerando que en esos impagos no se recogen los datos de 2015 y que la práctica habitual del Ayuntamiento es asumir que, por ejemplo, sólo en lo que se refiere al IBI se recauda menos del 80%, la situación sería aún más grave. De cara a este año, el interventor municipal asume que la recaudación del IBI perderá entre 5 y 6 millones de euros.

La falta de recaudación se ha incrementado significativamente en los últimos años, pasando de los algo más de 1,5 millones de euros en 2011 a los más de 3,3 millones en 2014. En total, casi 8,2 millones de euros que de haberse recaudado y sumando los impagos de 2015 bastarían para pagar los gastos de todo el personal municipal o para no bloquear -y por tanto restar en la práctica lo consignado a las diferentes concejalías- el 25% del Capítulo 2 de Gastos de Bienes Corrientes y Servicios (11,8 millones de euros).

La cifra que no se recauda destaca aún más si se compara con los presupuestos previstos para la concejalía de Bienestar Social, Igualdad y Educación (3 millones) o para la de Desarrollo de la Economía Local, Delphos, Comercio y Movilidad (no llega al millón de euros). Si el Ayuntamiento no tuviera este coladero tributario todo hace indicar que ni siquiera sería necesario el Plan Económico Finaciero diseñado a 10 años (2016-2026) para sanear las cuentas municipales y acabar con la deuda comercial.

Los responsables municipales se muestran pesimistas en lo que a recaudar estas cantidades se refiere, no tanto porque los impagos se deban a familias en riesgo de exclusión sino porque sea de empresas (promotoras, constructoras, etc.) en concursos de acreedores. A este respecto y consultado en varias ocasiones por Arrinconados, el Patronato de Recaudación, dependiente de la Diputación de Málaga, no ha estado en disposición de arrojar luz sobre estos incumplimientos tributarios.

Sin medidas adicionales antifraude

La falta de recaudación municipal procede de tres grandes líneas: Vía pública y licencias de comercios, licencias de obras y tasas e impuestos (la partida fundamental). Cada una de estas líneas de ingresos ha contado con sus correspondientes controles, tal y como detalla el concejal de Hacienda, Antonio Moreno (Ahora Rincón).

De esta manera, un inspector realiza la vigilancia y notificaciones en lo que a licencias de apertura y mercadillos se refiere, actuando a petición de denuncia. En el capítulo de las licencias de obras, donde se actúa tanto de oficio como por denuncia, los técnicos municipales realizan inspecciones para constatar que, una vez finalizadas las obras, no existen disonancias entre el valor declarado y la obra terminada. Por su parte, la partida de impuestos y tasas, en especial el IBI, cuenta con controles como la vigilancia de que “una vez construidas las casas no pase mucho tiempo sin que se inscriba en el Catastro”, explica el concejal.

Controles por otro lado que, a la vista de toda la recaudación que no llega a las arcas municipales no resuelven el problema, bien por ser insuficientes o por no ejecutarse de manera óptima. En ese sentido, el propio Moreno avanzó en un Pleno municipal del pasado mes de julio que se pondrían en práctica medidas que “afloraran las bolsas de fraude”. No ha sido el caso hasta la fecha y respecto a los casi 8,2 millones de euros perdidos (más lo que sume 2015), Moreno indica que “habrá que depurar los derechos de cobro con Patronato, ver qué ha prescrito y qué se puede cobrar”.