El Ayuntamiento modifica un convenio de 2014 para contar con 4 viviendas sociales

Arrinconados Copesol

Corría el año 2005 cuando el Ayuntamiento condedía a Copesol S.L. la licencia de obras destinada a establecimiento hotelero, en concreto un apartahotel, en las parcelas 59-A y 59-B de la urbanización El Cantal. Más de ocho años después, la obra seguía inacabada y en el Pleno municipal de 26 de junio de 2014, el consistorio rinconero aprobó una propuesta de convenio urbanístico con la empresa mediante el cual cambiaba la calificación de las parcelas de comercial y residencial. Ahora, con modificaciones en ese convenio, el Ayuntamiento anuncia un nuevo planeamiento que, respetando el espíritu de reurbanización de la calle Miró y como contrapartida al mismo, le permitirá contar con cuatro viviendas destinadas a uso social y unos 1.300 metros cuadros para locales municipales.

Si el convenio de 2014 establecía que la reconversión del proyecto del apartahotel en viviendas daría lugar a la construcción de 69 viviendas, la actual propuesta aumenta el número hasta 77, de las cuales 4 viviendas pasarán a ser propiedad municipal para uso de alojamiento temporal de cara a personas desahuciadas, víctimas de violencia de género, etc., paliando de este modo la nula existencia en el municipio de este tipo de servicio hasta la fecha, tal y como fue relevado el año pasado tras un escrito presentado por UPyD.

No obstante, el disfrute de estas cuatro viviendas sociales de unos 83 m² cada una (sumando un total de 332,70 m²), según los datos aportados por Sánchez, no se producirá a corto plazo (el período de vigencia del convenio de 2014 era de cuatro años), puesto que a la finalización de las obras que con el tiempo de abandono se han ido deteriorando notablemente, se suma el proceso burocrático y el visto bueno final de la Junta de Andalucía que podría llevar cerca de un año desde su aprobación en Pleno.

Este nuevo acuerdo trae consigo también nueve aparacamientos y unos 1.300 m² dedicados a locales municipales, que es otra de las carencias históricas de Rincón de la Victoria, que todavía no ha actualizado su inventario de locales. De hecho, si Izquierda Unida (IU) ha cedido su despacho municipal por las tardes al colectivo Luz de Esperanza, hace tan sólo unos días se hacía oficial la firma de un convenio de cesión de uso a precario y compartido de un local adscrito a la Agencia Pública Administrativa Local Delphos en La Cala del Moral con la Asociación Cultural Anímate a Bailar y Asociación Cultural Doña Carmen.

Respecto al convenio de 2014, la nueva propuesta reduce en algo más de 300 m² la superficie dedicada a locales -que son los destinados a vivienda social-, si ya entonces se contemplaba el número de aparcamientos y las obras de acondicionamiento de la calle Miró, cuyo coste está cifrado en 263.718 euros, incluyendo sustitución de acerado, instalaciones varias y asfaltado.

Preguntado el concejal de Urbanismo y Vivienda sobre el porqué de la reanudación de las obras en función de la recalificación -siendo la misma empresa y el mismo capital-, Sánchez responde que «imagino que porque un edificio de viviendas tiene más salida [comercial] que un apartahotel en esa ubicación, pero la pregunta tendría que ir dirigida a la empresa». Sin embargo y a pesar de que Arrinconados ha querido ampliar detalles de la información (plazos de ejecución) con algún responsable de la constructora, ésta no ha estado en disposición de ello.

Copesol S.L. es una vieja conocida del Ayuntamiento rinconero. Así, el pasado verano el Consistorio anunciaba la cesión por parte de la promotora del uso gratuito y en precario de una parcela de 3.627,16 m², ubicada en la confluencia de la Avenida de la Candelaria con el camino Viejo de Vélez, destinada a un aparcamiento público y gratuito con capacidad para 200 vehículos. Más recientemente, Copesol acometía las obras de acondicionamiento de acceso al Cementerio de La Cala del Moral, en virtud de un contrato valorado en 30.647,04 euros.