El Ayuntamiento supera el plazo otorgado por la Junta para adaptar su ordenanza del ruido

Arrinconados Terral

La actual ordenanza del ruido de Rincón de la Victoria, aprobada en 2018 gracias a PP, Cs, PA (ahora PMP) y el entonces concejal no adscrito Óscar Campos, está basada en una ley de hace más de dos décadas. Apenas contaba con un mes de vida esta ordenanza cuando el Decreto 155/2018, de 31 de julio de la Junta de Andalucía tiraba por tierra buena parte de su contenido. A pesar de contar con 18 meses para adaptar la ordenanza municipal, el municipio continúa rigiéndose con criterios de hace 21 años, lo que entra en conflicto con una norma de rango superior.

Tal y como denunció en 2018 Arrinconados, la actual ordenanza municipal del ruido no cumple con la legislación vigente, dado que contradice en determinados aspectos el decreto autonómico. Una circunstancia, por otro lado, que el mismo alcalde Francisco Salado (PP) parece desconocer, según se desprende de la declaraciones realizadas en su programa de Radio Victoria, cuando afirmó que la legislación autonómica «prohibe la música en el interior de los establecimientos y los restaurantes siempre que no tengan medidas correctoras de insonorización».

En el artículo 14 del Decreto al que la ordenanza municipal todavía no se ha adaptado, se establece que «se entenderán por actuaciones en directo de pequeño formato aquellas que no requieran escenario ni camerinos para quienes las ejecuten y cuyo desarrollo no suponga una modificación de la actividad, no afecte a las condiciones técnicas y de aislamiento acústico generales del establecimiento público, ni sean susceptibles de producir una alteración de la seguridad y condiciones de evacuación, un aumento del aforo máximo permitido, ni impliquen la instalación de estructuras eventuales para su desarrollo».

El desarrollo de este mismo artículo añade que «en el interior de los espacios fijos, cerrados y cubiertos de los establecimientos de ocio y esparcimiento se podrán ofrecer y desarrollar con carácter habitual actuaciones en directo y actuaciones en directo de pequeño formato, ya que las mismas están implícitas en la actividad de ocio y esparcimiento».

Por otro lado, Salado expone que sí se ha producido una «cierta flexibilización» en la legislación autonómica para poder tocar en la calle, siempre y cuando se cuente con un permiso municipal previo. Sin embargo, tampoco en este aspecto se ha trabajado desde el Ayuntamiento. Esta circunstancia provoca que actualmente estén prohibidas las actuaciones musicales callejeras, como sucedió recientemente en La Cala del Moral cuando una actuación programada de 18:00 a 20:00 horas terminó siendo prohibida, con el consiguiente perjuicio de vecin@s y turistas que habían acudido al evento.