El empresariado da la espalda a la aplicación de comercio electrónico del Ayuntamiento

«El comercio electrónico ha venido para quedarse», fueron las palabras del alcalde Francisco Salado (PP) la primera vez que anunció el lanzamiento de una aplicación móvil de comercio electrónico para los negocios de Rincón del Ayuntamiento. No parece que sea así, al menos, con la propuesta municipal, de cuyo lanzamiento se cumplen ahora dos meses sin que se haya dado de alta una sola empresa en ese plazo.

Arrancaba el mes de junio y el tripartito PP-CS-PMP anunciaba la puesta en marcha de Rincón Market, una aplicación móvil desarrollada por la empresa rinconera Dreamed Solutions con la que se facilitaba a los establecimientos y restaurantes del municipio comercializar sus productos a través de internet.

La iniciativa, en la que el Consistorio invirtió 9.000 euros, partía con una veintena de negocios dados de alta, incluida la tienda de ropa de la que es copropietaria la concejala de Comercio, Paz Couto (PP). Dos meses después, la cifra de empresas que hacen uso de la aplicación no ha variado, a pesar de que los tres primeros meses el mantenimiento era gratuito.

Quizás el hecho de que pasado ese plazo las empresas tuvieran que hacer frente a un desembolso mensual de entre 80 euros (+IVA) y 120 euros (+IVA), independientemente de las ventas que se realicen por ese canal, ha desincentivado la apuesta por parte del empresariado rinconero, aunque Couto aseguró que se aplicarían descuentos del 30% sobre las tarifas base.

Esta pobre respuesta podría haberse previsto si las tres patronales que existen en Rincón hubieran realizado una consulta entre sus asociad@s previa a la inversión de 9.000 euros. Dos de ellas, ACERV y AEHMURV, de hecho, asistieron al acto de presentación de la aplicación, si bien es cierto que ninguno de los negocios de sus presidentes ha apostado por ello.

Así las cosas y lejos de hacer autocrítica, el tripartito PP-Cs-PMP ha optado por extender el plazo de gratuidad del mantenimiento hasta final de año, en un intento por evitar el fracaso de la iniciativa. Según Couto, los gastos derivados de esta ampliación de la gratuidad correrán íntegramente a cargo de la empresa desarrolladora de la aplicación.