El Grupo de Montaña de Málaga lleva años accediendo a las Cuevas sin convenio

Arrinconados Cueva Tesoro

Tras los daños producidos en la Cueva de la Victoria, que generó versiones contradictorias entre sí y cruce de acusaciones entre diferentes fuerzas políticas, se ha descubierto que los descubridores de los hechos, los miembros del Grupo de Montaña de Málaga (GMM), llevan años accediendo al complejo de grutas de El Cantal Alto sin haber firmado nunca un convenio con el Ayuntamiento.

Los hechos se remontan a la legislatura pasada, cuando Marta Marín (PP) era concejala de Turismo y responsable del APAL de la Cueva del Tesoro. Según la versión del presidente del GMM, José Antonio Marín, “tenemos un convenio con el Ayuntamiento por el que dos veces al año hacemos la limpieza en las cuevas”, dado que fue puesto a su disposición un juego de llaves. A pesar de haberle sido requerido dicho convenio en varias ocasiones por Arrinconados, el presidente del GMM no ha estado en disposición de facilitarlo.

El actual responsable político de la Cueva del Tesoro, Antonio José Martín (PP), ha señalado a este medio que “el convenio existe y está redactado, pero nunca se llegó a firmar por estar en el final de la legislatura  y no haber dado tiempo”. Sin embargo, desde el GMM, su mismo presidente recuerda acciones llevadas a cabo en la Cueva del Tesoro desde finales de 2013 -las elecciones municipales fueron en mayo de 2015-, cuando el Consistorio rinconero ya anunció un convenio entre las asociaciones Arqueología Prehistórica y Clásica (APRECLA) y el GMM para realizar labores de limpieza en  las cavidades de la Cueva del Tesoro.

A ello se suma, además, el anuncio en rueda de prensa que haría el equipo de Gobierno de los populares en julio de 2014 sobre rutas de espeleología con cuatro horas de duración y un recorrido de 1,5 kilómetros por zonas de la cavidad no transitadas actualmente, previstas para agosto de ese año. Rutas, por otro lado, que no se iniciaron, aunque posteriormente volvieron a servir de reclamo en la feria de FITUR de 2015.

Más recientemente, tras la segunda inspección de los daños en la Cueva de la Victoria por parte de técnicos de la Cueva de Nerja, se hizo público que el GMM habría retirado los enseres abandonados por los okupas el pasado mes de noviembree sin haber contado con la preceptiva autorización por parte de la Junta de Andalucía, hechos a los que el alcalde, Francisco Salado (PP), restó importancia.