El misterio del evento que nos trajo Salado

Arrinconados Feria Tapa

Francisco Salado (PP) demostró durante toda la campaña electoral la facilidad que tiene para modificar o, incluso, inventar la realidad a su antojo y, tras alzarse como ganador de las pasadas elecciones municipales parece continuar esa senda… Recientemente, el alcalde de Rincón aseguró que la Diputación de Málaga había celebrado un evento de promoción de las playas en el mismo punto donde se levanta la carpa que acogerá la Feria de la Tapa a partir del próximo jueves. Este evento, del que nada saben en el ente comarcal, ni fue promocionado por la Diputación ni por el Ayuntamiento. La realidad parece ser otra.

«Las prisas no son buenas». Así se lamentaban los responsables de uno de los seis establecimientos que han apostado por la Feria de la Tapa, cada vez más en declive. Y es que este año la Feria llega con una semana de retraso y, en lugar de celebrarse durante el primer fin de semana de junio, lo hace en el segundo. Desde el Ayuntamiento, el habitual cerrojazo informativo a que el tándem Salado-Gómez Muñoz nos tiene acostumbrad@s.

Sin embargo, la ciudadanía pudo ver semanas atrás cómo se montaba y desmontaba una carpa de idénticas características que la que se utiliza en la Feria de la Tapa… De hecho, tras desmontarla, el área ha estado varias semanas precintada por un cordón policial y una excavadora ha estado realizando trabajos de lo que aparentemente parecía asentar el terreno. La estructura de una carpa de 1.000 metros cuadrados y la cantidad de personas que puede llenar dicho aforo, definitivamente, es mucho peso.

Preguntado el alcalde al respecto durante la rueda de prensa, no sólo pareció inventarse el evento sino que, además, se jactó con sonrisa de oreja a oreja de que Diputación hubiera traído dicho acto al municipio porque «algo habrá tenido que ver que el presidente de Diputación sea alcalde de Rincón». Curiosamente, ni la Diputación ni el Ayuntamiento rinconero anunciaron o promocionaron dicho evento. Supongo que siempre es más cómodo hacer eso que, quizás, reconocer que el peso de la carpa una vez montada no inspiraba demasiada seguridad, teniendo que desmontarse y realizar trabajos de asentamiento del terreno. Sólo espero que, al menos, esta vez se hayan solicitado los pertinentes permisos a Demarcación de Costas, pues en la legislatura pasada la gestión de Salado y los suyos nos costó 12.000 euros de multa por no contar con dicha autorización.