El tripartito nombra al tesorero nuevo interventor y opta por una línea continuista

La semana pasada el tripartito PP-Cs-PMP apostaba por el nombramiento del actual tesorero del Ayuntamiento, Carlos Alberto Muñoz, como nuevo interventor municipal en comisión de servicios. De esta manera, el equipo de Gobierno apuesta por mantener una línea continuista en la que no se realizará ninguna auditoría de las cuentas municipales, que arrastran una deuda cercana a los 60 millones de euros.

Tras el fallecimiento del anterior habilitado nacional, el tesorero (al fondo a la izquierda en la imagen superior) será quien tome las riendas de la Intervención municipal en espera de que el Ministerio de Política Territorial provea de manera definitiva el puesto, algo que podría no suceder hasta septiembre u octubre de 2020, según fuentes expertas consultadas por este medio.

Muñoz llegó como tesorero al Consistorio después de haber ejercido su labor durante casi una década en el ayuntamiento cordobés de Rute (2007-2016). El actual interventor de Rincón cerró aquella etapa, no sólo sin consiguir reducir la deuda viva en el Ayuntamiento, sino además, incrementándola, con picos como en el año 2012 en que prácticamente se dobló. Tal y como se muestra en el gráfico superior, la deuda en Rute llegó a rozar los 8,5 millones de euros, sin contar la deuda comercial (lo que se adeuda a los proveedores), dato que el Ministerio de Hacienda no facilita.

Durante esa misma década, fue cuando en Rincón de la Victoria la deuda municipal también alcanzó picos históricos (ver gráfico superior), superando los 81 millones de euros bajo el mandato de mayoría absoluta del Partido Popular (PP) y la misma dirección económica que la actual, la del edil Antonio Fernández (PP). Recientemente, el tripartito PP-Cs-PMP rechazó la posibilidad de realizar una auditoría que arrojase luz sobre este endeudamiento desorbitado que no encuentra justificación en las infraestructuras y servicios con que cuenta el municipio.