EMMSA apesta y no es por la basura

El PSOE sorprendía ayer con una nueva denuncia de los tejemanejes del bipartito PP-PA: de nuevo, EMMSA en el epicentro de la polémica. En un acto que la portavoz socialista Encarnación Anaya calificaba de «torticero», EMMSA modificará sus estatutos estableciendo la posibilidad de tres nuevas prórrogas de dos años cada una, hasta un total de seis. Dicho de otro modo, FCC se garantiza el botín de la EMMSA durante seis años más -lleva haciéndolo desde que en el año 2000 y con  José Mª Gómez Muñoz (PA) al frente del Consistorio se privatizara el servicio-, mientras la limpieza del municipio es la principal queja de la ciudadanía.

El contrato de EMMSA, la empresa mixta de limpieza compuesta por el Ayuntamiento rinconero y FCC, expira el próximo 26 de abril. A pesar de que esta circunstancia se conoce desde que el Partido Popular (PP) utilizó su rodillo de mayoría absoluta en la anterior legislatura (junio de 2013) para conceder una nueva prórroga, PP y PA no han movido ficha. A menos de un mes de la finalización del contrato, el alcalde Francisco Salado (PP) anunció durante el Pleno de la semana pasada que se acometería una nueva prórroga de seis meses con objeto de que la nueva Corporación resultante de las elecciones municipales tome la decisión de privatizar (de la que él es partidario y cuyos pliegos, según afirmó, ya están preparados) o de su municipalización. Mintió, como viene siendo habitual, pues su intención era otra.

Con la denuncia del PSOE y ante el silencio de Gómez Muñoz, que no ha estado en disposición de atender la llamada de este medio, se deduce que el equipo de Gobierno mintió y ocultó información una vez más a la ciudadanía. FCC se hará con seis años más de gestión del servicio de limpieza sin concurso público alguno. Un despropósito.

Desde el PSOE hablan de «incompetencia e incapacidad» de Salado; mala fe, añadiría yo, tanto suya como la de su aliado Gómez Muñoz, que parecen haberse propuesto poner en venta los activos de Rincón: desde su radio municipal, a su piscina cubierta, el mantenimiento de sus parques y jardines y, cómo no, EMMSA, de la que tanto rédito electoral parece extraerse, habida cuenta del sospechoso refuerzo aprobado con un no menos sospechoso apoyo de los dos concejales no adscritos, Óscar Campos y Antonio Pérez, cuyas conciencias deben de estar tan limpias como la gestión de EMMSA.

El concejal y candidato del PSOE Antonio Sánchez lamenta que PP y PA «nos condenan a seguir en manos privadas como mínimo hasta el 2021 y con posibilidad de llegar hasta el 2025» y no duda en denunciar la «ineptitud del concejal responsable del servicio José Mª Gómez Muñoz y la falta de autoridad de Salado». A la oposición frontal del PSOE ante esta nueva tropelía se ha sumado también IU, dado que ambos partidos apuestan por la remunipalización.

Sin embargo, todo hace indicar que Rincón pierde otra vez y unos pocos ganan: los mismos que, víctimas de su ineptitud no han sido capaces de llevar a cabo la tan ansiada privatización y, ante la amenaza de un cambio de corporación han optado por el «más vale pájaro en mano que ciento volando». Esa es la realidad, la que nos sentencia a un pésimo servicio de limpieza mientras el dinero que no se derrocha en rotondas de pacotilla se regala a la empresa privada a cambio de nada. ¿De nada? Bueno, de nada para Rincón, porque no les quepa duda de que tamaña tropelía tendrá algún beneficio para quienes la cometen con nocturnidad y alevosía de cara a l@s vecin@s de Rincón que, al menos, confío que tomen nota de cara a las elecciones del próximo 26 de mayo… más nota de la que han tomado los sindicatos, total y absolutamente ausentes, todo sea dicho.