Éxito de participación en las I Jornadas de Presupuestos Participativos

Arrinconados Jornadas Presupuestos Participativos

Sin apoyo del trío PP-PA-C’s, sin ningún tipo de promoción municipal y habiéndole sido negado el espacio inicialmente programado, las I Jornadas de Presupuestos Participativos tuvieron lugar ayer con éxito de participación de la ciudadanía, que superó las tres cuartas partes del aforo del Salón de Plenos. Representantes de los procesos de Alameda (IU), Marbella (PSOE-IU-OSP) y Málaga (PP) compartieron sus experiencias, entablándose un interesante coloquio con los asistentes a este acto convocado por la Plataforma Pro Presupuestos Participativos de Rincón de la Victoria.

Durante cerca de dos horas, el público asistente tuvo la oportunidad de conocer las distintas experiencias de Presupuestos Participativos de municipios gobernados por diferentes fuerzas políticas. Alameda, habiéndolos iniciado con éxito en 2008, representó el papel de veterana, cuya representante del Grupo Motor, Celia Soriano, destacó los logros conseguidos en las áreas de Urbanismo/Infraestructuras y Juventud. Soriano destacó la importancia de realizar las asambleas ciudadanas en espacios abiertos, en la calle, como bien proclamaba el eslógan de la campaña  de sensibilización ‘Sal al rebate’.

Soriano explicó cómo los diferentes municipios de la provincia de Málaga continúan colaborando entre sí, como demuestra el reciente encuentro de técnicos de Presupuestos Participativos del área de Juventud procedentes de diferentes municipios, que tuvo lugar en La Noria, dependiente de la Diputación Provincial de Málaga.

Por su parte, David Azuaga, de la Asociación Arrabal encargada de la dinamización de los Presupuestos Participativos de Málaga, relató el éxito de procesos como el que ya culminó el año pasado para la reforma de la Alameda de la capital. Azuaga hizo especial énfasis en la involucración del Ayuntamiento y sus técnicos, presentes en todas las asambleas ciudadanas y que, como guía, cuentan con una Protocolo Departamental de Participación Ciudadana, es decir, un marco metodológico que se aplica en todas las concejalías.

Arrinconados Jornadas Presupuestos Participativos

La mesa de ponentes de diferentes localidades.

Paralelamente, Ana Macías, que participa activamente en los Presupuestos Participativos de Marbella -dotados con dos millones de euros-, compartió el éxito de participación en el proceso marbellí, superando el 50%, al tiempo que puso el acento en la necesidad de que la ciudadanía tenga voz y voto, pues es quien conoce sus necesidades de primera mano. En esta localidad, indicó, tod@s l@s residentes pueden proponer, si bien únicamente l@s empadronad@s tienen voto -tal y como establece en Rincón el nuevo autorreglamento-. Macías señaló cómo de una edición a otra, l@s propi@s vecin@s han sido quienes han cambiado la fórmula de votación a través de la renovación de su autorreglamento.

Ausencia de PP-PA-C’s

A pesar de haber sido invitados personalmente, el trío PP-PA-C’s fueron los únicos representantes políticos ausentes en las Jornadas.  Desde la Plataforma Pro Presupuestos Participativos lamentaron esta ausencia dado que “se trataba de unas jornadas divulgativas en las que, incluso, se explicaba el modelo de un municipio gobernado por el PP que cuenta con Presupuestos Participativos. Asimismo, sintieron que “el equipo de Gobierno no haya tenido la sensibilidad ni cortesía de dar la bienvenida y actuar como anfitriones de representates de otros tres municipios malagueños.

Publicidad municipal de un casting realizado por una empresa privada.

Estas mismas fuentes señalaron que “no hemos contado con ningún apoyo municipal, ni siquiera en la promoción del evento a través de las redes sociales del Ayuntamiento, aunque tan sólo dos días antes publicitaron un casting de una empresa privada en unas instalaciones municipales”. “Entendemos, aunque no compartimos, que PP-PA-C’s se opongan a los Presupuestos Participativos, pero no promover que la ciudadanía conozca en profundidad qué es lo que se les va a negar nos parece no tener ninguna altura de miras.