Fiasco de la campaña de bonos al comercio local: de un impacto económico esperado de 330.000 euros a uno de 97.000

«El resultado ha sido más cortito de lo que esperábamos». De esta manera describía la concejala de Comercio, Paz Couto (PP), los frutos que ha dado la campaña de bonos de consumo en el Comercio local puesta en marcha por el Ayuntamiento. De los 529 establecimientos en funcionamiento en el municipio, según Couto, únicamente participarán 63, es decir, ni siquiera un 12% del total -aunque hay 14 solicitudes aun pendientes, tras haberse rechazado ya 25-. En cuanto a las familias, de las 3.000 que se esperaba alcanzar, únicamente hará uso de los bonos un 22% de lo previsto, es decir, 670 familias.

La campaña consiste en la entrega de dos bonos de 25 euros cada uno para canjear en los establecimientos adheridos, con la condición de igualar el importe de la compra. De esta manera, Couto confiaba que el impacto económico se doblara, alcanzando los 300.000 euros. Sin embargo, con los pobre resultados obtenidos, el impacto económico será de 67.000 euros.

Lejos de hacer autocrítica, el alcalde, Francisco Salado (PP), se ha limitado a indicar que «la gente no ha querido apostar por ello», atribuyendo a la novedad el fiasco. Por su parte, Couto se ha mostrado muy satisfecha con el trabajo realizado y ha indicado que «hemos puesto todos los recursos a nuestro alcance».

Entre ellos, una campaña de publicidad adjudicada a Creanda, editora de Creanda Magazine y ya proveedora habitual del Consistorio para estos menesteres.  Al ser preguntada por el coste de dicha campaña y tras solicitar permiso a Salado para desvelerlo, Couto ha indicado que éste «no ha sido más de 3.500 euros».

Salado ha avanzado que «esta acción novedosa y compleja viene para quedarse», avanzando que habrá más ediciones a lo largo del año -en épocas de menor consumo-, esperando obtener mejores resultados. La campaña empieza hoy mismo y, dado el retraso acumulado -su inicio se esperaba para finales de febrero o principios de marzo- la fecha de finalización se ha postpuesto, pasando del 30 de abril inicial al próximo 16 de mayo.

Sin datos de exclusión social

La única previsión que sí se ha cumplido de esta campaña ha sido la de la entrega de 600 lotes de bonos sociales, con dos bones de 25 euros cada uno. Además de los 150.000 euros euros para los bonos de consumo, el Ayuntamiento contaba con otros 30.000 euros para adjudicar de manera directa 600 lotes a familias que atienden habitualmente en Bienestar Social. La diferencia con respecto a los otros bonos es que para canjear éstos no es necesario igualar la cantidad pagada. Gracias a estos 30.000 euros, el impacto económico final de la iniciativa será de 97.000 euros, lejos de los 330.000 previstos.

La desigualdad y la exclusión avanzan en Rincón de la Victoria, si bien es cierto que preguntada la concejala de Políticas Sociales, Elena Aguilar (Cs) por ello, no ha podido aportar más datos que los que maneja, es decir, los de las personas que acuden a Bienestar Social y que son derivadas al Economato.

En este sentido, Salado ha indicado que si en 2019 se realizaron unas 2.600 atenciones en el Economato, en 2020 se dispararon superando las 4.800. Con un desempleo que en Rincón ya supera las 4.700 personas en paro, el número de personas en el umbral de la pobreza crece sin parar.

Así se desprende de los únicos datos con que dice trabajar el Ayuntamiento, puesto que el Economato ha pasado de realizar 1.200 atenciones anuales en 2016, a 2.667 en 2019 y 4.814 en 2020. La falta de información y de datos concretos dificultan extraer más conclusiones, dejando entrever contradicciones:

A pesar de que la media de atenciones semanales en el Economato ha pasado de 32 en 2018, a 75 en 2020 y a 90 en 2021, el número de familias en su registro es idéntico desde hace años: «más de 400». Aguilar no ha podido arrojar más luz en cuanto a la tasa de pobreza en el municipio, sumándose esta incógnita a la derivada de la falta de transparencia en las cuentas económicas del Economato, cuyo convenio con el Consistorio es de 300.000 euros anuales.

Pese a haber sobrado más de 116.000 euros de la partida inicial para los bonos de consumo, el equipo de Gobierno no ha considera oportuno ampliar los 600 lotes de bonos sociales.