Ante el fin del contrato con Hidralia y el silencio de Ayuntamiento, Podemos reclama la gestión pública del agua

Arrinconados Fregadero

A punto de vencer el contrato de privatización del servicio municipal de agua y alcantarillado, adjudicado a Hidralia, y en vistas de que el Ayuntamiento no se pronuncia al respecto, Podemos ha registrado una moción para proceder a la remunicipalización del servicio. Desde la oposición existen temores fundados de que el tripartito PP-Cs-PMP proceda a acometer una nueva privatización por la puerta de atrás y sin ni siquiera llevarlo al Pleno municipal, como ha sucedido con EMMSA, ahora en conflicto con su plantilla.

En vista de que la privatización de Radio Victora venció hace más de un año y desde entonces es operada por Grupo Mundo sin que se haya licitado un nuevo concurso público, Podemos ha decidido tomar cartas en el servicio de agua y alcantarillado para que no se replique esta situación, ni la opacidad que acompañó a la operación de EMMSA.

El grupo municipal liderado por Rosa Ramada está convencida de que además de verse incrementada la calidad del servicio, garantizando su universalidad a los colectivos o personas en situación de exclusión, con una gestión pública el Ayuntamiento se beneficiaría económicamente, algo que está demandando toda vez que no puede prestar con normalidad algunos servicios municipales por la deuda acumulada. Sólo la privatización de EMMSA ha supuesto un sobrecoste anual que ronda los tres millones de euros.

En la actualidad, tal y como se indica en la moción de Podemos, el recibo que pagan los vecinos y vecinas está por encima de la media donde se gestiona de manera pública, siendo una de las tarifas más caras, sin que exista transparencia en la gestión. Además, a pesar de los años de privatización, la red de suministro aún cuenta con varios kilómetros de tuberías de fibrocemento que no han sido reemplazados, con el riesgo que suponen para la salud por su naturaleza cancerígena y con la negativa del equipo de Salado a dar explicaciones. 

Asimimo, en caso de remunicipalizar el servicios, el Consistorio no tendría que pagar el 21% de IVA la tasa de alcantarillado y depuración de aguas y, además, repercutiría los beneficios industriales, que según Podemos se mueven entre un 6%-16% directamente a las arcas municipales.

En este sentido, Podemos apuesta por que sea el propio Ayuntamiento quien gestione el servicio, ya sea mediante un organismo autónomo local,
por una entidad pública empresarial local o sociedad mercantil local con capital social de titularidad pública o de forma mancomunada o consorcio público.