La accesibilidad de la piscina cubierta irá en consonancia con la del resto del municipio: deficiente

Arrinconados Piscina

Si a mediados de septiembre, las obras de la piscina municipal cubierta se encontraban al 60%, algo menos de dos meses y medio después ya están al 95%, según fuentes del Ayuntamiento. La buena noticia es que las obras se terminarán, de continuar con este ritmo, antes de lo previsto -marzo de 2018-; la mala, que no sólo no se ha licitado aún el concurso para su gestión, sino que, además, por las últimas imágenes publicadas comprobamos, no sin gran decepción, que la piscina tendrá el mismo nivel de accesibilidad que el resto del municipio: deficiente.

Cualquiera que haya tratado temas de accesibilidad sabe que hay una máxima: siempre es mejor (y más barato) hacerlo bien desde el principio, que corregir lo que no se hace bien de inicio. A juzgar por las primeras imágenes que nos envía el Ayuntamiento de la que será la futura piscina cubierta el municipio, alguien la ha pifiado.

Tal y como se puede apreciar en la galería inferior, ninguno de los vasos con que cuentan las instalaciones dispone de una rampa que facilite el acceso al agua a las personas con discapacidad. En el mejor de los casos, las personas con problemas de movilidad tendrán que recurrir a la grúa o elevador hidráulico debidamente homologados, tal y como estipula la legislación (aunque en las imágenes no se aprecia ninguno de estos elementos); en el peor, conformarse con unas escaleras con barandilla.

Es una auténtica lástima que perdamos ocasiones en este municipio para obrar correctamente. Una cosa es que, tal y como ha sacado a la luz el informe de la Fundación Ciedes para poder solicitar los Fondos EDUSI, tengamos que apechugar con la negligente gestión de los diferentes Gobiernos que han pasado por la Casa Consistorial a lo largo de los últimos años, y otra bien distinta que la mayor obra que asumirá este Ayuntamiento en los próximos años con fondos propios, quede muy lejos de la calidad que uno deseara.

Dado que a la prensa no se nos ha invitado nunca a visitar el estado de las obras que tanto el anterior equipo de Gobierno como el actual realizaron (no perdiendo ocasión de hacerse un reportaje fotográfico), no puedo certificar con precisión si las escaleras que se aprecian en las piscinas se ajustan a ley (huella antideslizante mínima de 30 cm y tabica de altura máxima de 16 cmetros, con un ancho mínimo de la escalera será de 1,20 m), pero lo que si puedo asegurar con rotundidad es que no se ha contemplado ninguna rampa.

La ley es muy clara al determinar que en las piscinas públicas de uso recreativo, se dispondrá para el acceso a los vasos, además de las grúas o elevadores y las escaleras, de rampa de acceso a la zona de menor profundidad. Dicha legislación determina, además, que la pendiente de esta rampa no podrá superar el 8% y tendrá una anchura mínima de 0,90 m. ¿Ven ustedes alguna rampa en el reportaje fotográfico del Ayuntamiento? Yo, tampoco.

Es una pena que, seguramente si es que tienen el coraje político de afrontarlo, desde el equipo de Gobierno driblen esta cuestión con los tecnicismos legales a los que nos tiene acostumbrados el secretario municipal, en lugar de entonar el mea culpa. Cualquiera con dos dedos de frente, sin necesidad de recurrir a la legislación vigente, se da cuenta de que aún contando con la flotabilidad que aporta el agua, una rampa con pavimento antideslizante y no abrasivo, provista de pasamanos a ambos lados, siempre será mejor que unas escaleras

Claro, que si en el Ayuntamiento tenemos a los mismos gobernantes que ya en el pasado hicieron aceras de menos de un metro de ancho con una farola en medio, en serio… ¿qué podemos esperar?