La memoria del acondicionamiento de Huerta Julián no contempla zonas verdes

Este verano, el Ayuntamiento rinconero anunciaba la adjudicación de los trabajos de acondicionamiento de la parcela de Huerta Julián adyacente a la piscina cubierta municipal. De manera paralela a la adjudicación, surgía un movimiento vecinal –Asociación InvictosRinconer@s por el cambioque reclama más zonas verdes, incidiendo en la necesidad de que en dicho acondicionamiento se contemple arbolado, algo que en los pliegos técnicos del concurso ni siquiera se mencionaba.

La parcela de algo más de 7.100 metros cuadrados será el nuevo emplazamiento del mercadillo, haciendo las veces de aparcamiento con capacidad para 300 plazas. Para ello, el Ayuntamiento ha previsto el asfaltado de la superficie, trabajos que llevará a cabo la empresa Probisa Vías y Obras por unos 160.000 euros.

Según se puede leer en la memoria del proyecto redactada por los técnicos municipales, a estos usos también se sumará el de la celebración de ferias y otros eventos. De hecho, éste es el emplazamiento habitual de las atracciones de feriantes durante las fiestas del municipio, algo que imposibilitaría la profusión de arbolado que proponía la recogida de firmas vecinal.

Propuesta vecinal de arbolado para el acondicionamiento de la parcela.

En todo caso, la propuesta del Consistorio ha vuelto a descuidar la plantación de un arbolado que proporcione sombra en un entorno, como es el de Huerta Julián, que se ha convertido en un auténtico páramo cuando las temperaturas en verano superan ampliamente los 30º C.

El único elemento verde que contempla la memoria del proyecto es el del césped artificial que se plantará para poder contar con campos de fútbol 11 y 7, mencionados en los pliegos sin que se especifique emplazamiento concreto.

La propuesta de Probisa Vías y Obras, según se desprende de la valoración de proposiciones, «incluye propuestas ambientales correctas y acordes al plan de arbolado municipal», aunque tampoco se especifica en qué consisten.

Las obras podrían comenzar el próximo mes de septiembre, según fuentes municipales, con un plazo de ejecución de tres meses a pesar de que en su propuesta la adjudicataria se comprometía a realizar los trabajos en la mitad de tiempo.