La moción de censura podría haberse cocinado ya en Diputación

Arrinconados Mocion de Censura

La moción de censura que viene sobrevolando el Ayuntamiento rinconero podría haberse ideado en la Diputación Provincial de Málaga. Aunque las partes directamente afectadas niegan tener conocimiento de ello, diversas fuentes sí admiten haber escuchado o, incluso, sabido que, efectivamente, ha sido en el ente provincial donde se han negociado las mociones de censura de varios municipios. En lo que a Rincón de la Victoria se refiere, el cambio de Gobierno estaría directamente asociado al de Nerja. Según estas mismas informaciones, el acuerdo que no es conocido siquiera por todos los miembros de los partidos, sería desvelado durante la celebración del próximo Congreso del PP de Málaga, el 19 y 20 de mayo.

Partido Popular (PP) y Ciudadanos (C’s). Estos son los dos actores protagonistas en los tres frentes, tal y como se desprende de las informaciones que circulan por los pasillos de Diputación, sin que hayan sido confirmadas por ninguno de los dos partidos. El presidente del ente provincial, Elías Bendodo (PP), habría llevado personalmente estas negociaciones junto a la diputada provincial de Ciudadanos, Teresa Pardo (concejala de Cártama).

El compañero de ésta última en la Diputación, Gonzalo Sichar, asegura que “pase lo que pase, no tendrá repercusión en Diputación”. Sin embargo, no es eso lo que se desprende de la nueva teoría, cada vez más extendida, sobre la moción de censura, que va enriqueciéndose con todo lujo de detalles. Según ésta, el primer peaje que tendría que pagar el PP por recuperar el Gobierno en Rincón de la Victoria y Nerja sería el nombramiento de Teresa Pardo como vicepresidenta de Diputación, desplazando de ese modo al que sería nuevo alcalde de Rincón, Francisco Salado (PP).

En el caso de Nerja, no sería José Alberto Armijo (PP), actual delegado de Empleo, Recursos Europeos y Nuevas Tecnologías en Diputación, quien recuperara el bastón de mando, sino que lo haría su segunda de abordo, tal y como ya se ha desvelado en alguna ocasión: Gema García. En Rincón, por su parte, sí sería Salado y no Antonio Manuel Rando quien pasara a ser el nuevo regidor.

Llegado a este punto, la portavoz de Ciudadanos, Elena Aguilar, niega tajantemente que la formación naranja entrara en el Gobierno. Sin embargo, ello no evita que desde C’s se tuvieran exigencias a cambio de su apoyo en la investidura, aunque Aguilar también niega que se hayan puesto nombres encima de la mesa. Según los rumores que circulan, Aguilar habría solicitado que el nuevo juez de paz fuera José Rodríguez Domínguez, conocido en algunos círculos rinconeros como ‘Pepe el Rata’, que ya fuera concejal en su etapa con el PSIRV.

El actual juez de paz, Antonio Salado, de 77 años, termina su período en este puesto el año que viene, siendo necesario que el Pleno designe a un nuevo candidato para que sea nombrado por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Para optar a este cargo, ni siquiera es necesario contar con la licenciatura (o grado) de Derecho.

Gómez Muñoz, bisagra

De cumplirse esta teoría sin confirmar, el PA seguiría siendo decisivo en el caso de Rincón de la Victoria. Los dos votos a favor de su portavoz, José Mª Gómez Muñoz, alias ‘Pepín’, y José Luis Pérez, son imprescindibles para alcanzar los 11 votos que respalden a Salado, toda vez que IU no votará a su favor y el concejal no adscrito, Antonio Pérez, niega siquiera haber tenido contacto alguno con los populares en este sentido.

Ninguno de los responsables políticos consultados por este medio se inclinan a pensar que Gómez Muñoz actuaría como Ciudadanos, es decir, prestando su apoyo a la moción sin entrar en el equipo de Gobierno. Sin embargo, en el caso de que entrara el PA en un Gobierno de coalición junto al PP, sería cuestión de tiempo que apareciera un nuevo problema:

Desde hace varios meses, se especula con la posibilidad de que Gómez Muñoz termine en las filas de Ciudadanos para las próximas elecciones, dado que el PA ya no existe. Unas especulaciones que habrían cobrado cuerpo con hechos como el caso de transfuguismo a Ciudadanos de Mª Carmen González, mano derecha de Gómez Muñoz; el trasvase de militantes del PA a C’s y los motivos que esgrimió Antonio Moreno (Ahora Rincón) para que se produjera la primera crisis de Gobierno en junio de 2016, habiendo relevado que, en su etapa como concejal de Medio Ambiente, el andalucista habría sido pillado in fraganti enviando comentarios, vía a Whatsapp, a Aguilar sobre sus intervenciones en el Pleno municipal, según expuso en sesión plenaria Moreno.

El problema vendría porque el reglamento de elecciones de primarias de Ciudadanos establece la obligatoriedad de llevar afiliado al partido un mínimo de seis meses. Llegado el caso, Gómez Muñoz tendría que salir del equipo de Gobierno junto al PP antes de que terminara la legislatura para poder concurrir a las elecciones municipales de 2019 en las filas naranjas, aunque incluso recurriera, como en su día hiciera Begoña Villacís en Madrid, a la cláusula que establece que el Comité Ejecutivo, “mediante acuerdo expreso y motivado, podrá autorizar la presentación de candidatos que no cumplan con los requisitos”.