La Plataforma Lirios del Mar confirma que nació como mazo político del PP

Arrinconados Salado Paseo Torre

Lo apunté desde el mismo momento que nació: la Plataforma Lirios del Mar, que nació cuando era alcaldesa la socialista Encarnación Anaya, surgió desde el PP. Entonces, uno de sus fundadores (número 19 en las últimas listas municipales del PP), lo negó. La negación de que fuera una plataforma con una clara intencionalidad de desgastar al anterior equipo de gobierno volvió a serme recordada en una de las reuniones que se hubo durante el último pucherazo de consulta por el paseo marítimo de Torre de Benagalbón. Ahora, después de que el propio alcalde, Francisco Salado (PP), admitiera que privó a la ciudadanía de votar opciones, entre las que se encontraba la de la Plataforma, por temor a que no saliera la que él quería, soy yo quien lo recuerda: la Plataforma Lirios del Mar nació por y para el PP.

Leer en el perfil de Facebook de la Plataforma “Gracias al trabajo de todos hemos conseguido preservar el medio ambiente de nuestro paseo marítimo. Gracias por vuestra colaboración, los vecinos seguimos haciendo ciudad” debe sonar como un decepcionante bocinazo en las cabezas de muchas de las personas que confiaron en esta Plataforma. Cuando prestaron su apoyo y su firma ignoraban que detrás de esa imagen de ecologistas lo que se escondía era la servidumbre a Salado.

La consulta ciudadana que montó el bipartito PP y PA fue un pucherazo; estuvo amañada. Lo peor de todo no es eso, sino la desfachatez con la que Salado lo admite. El alcalde reconoció que en el periodo de recogida de propuestas sólo se tuvo en cuenta las opiniones de las reuniones que PP y PA concertaron a dedo con las asociaciones que quisieron. Núcleos de La Cala del Moral, Benagalbón o diseminados y urbanizaciones no tuvieron voz… y si intentaron tenerla por vía telemática, no sirvió de nada porque todas esas opiniones fueron directas a la basura.

Ante el reconocimiento de que Salado admitiera abiertamente que no había tenido en cuanta la propuesta de la Plataforma Lirios del Mar de una mínima intervención -el modelo ecológico votado supone pavimentar con vidrio reciclado-, ¿qué han hecho los respondables de la plataforma? Aplaudir. Está todo dicho… y eso que el modelo de paseo ganador nada tiene que ver con lo que se defendía en su recogida de Change.org(que Salado firmó, claro… todo vale).

Fíjense cuál es el grado de mentira y manipulación de las personas, que la Plataforma llegó a compartir en su blog artículos como de Rafael Yus (Ecologistas en Acción Málaga), que sobre la opción de Salado afirmaba que “el pretendido paseo ecológico es en realidad un paseo pseudoecológico”. Hoy la Plataforma aplaude el modelo del pucherazo.

Esta Plataforma ha traicionado a todas esas personas que depositaron su confianza en ella, en que defendería también la posibilidad de que las personas que financiarán el paseo con su IBI pero que por diversas cuestiones no están empadronadas pudieran votar. Durante la reunión con la Platalforma, Salado mintió: calló las propuestas de es@s vecin@s que pagan sus impuestos en el municipio y querían votar asegurando que exploraría una solución; cuando ganó el modelo que él quería, reconoció que jamás se lo planteó, que siempre tuvo claro que quienes no están empadronad@s no tienen derecho a votar.

La conclusión es que los hechos siempre terminan por dar la razón a unos u otras. En este caso, se la ha quitado a quien aseguró que la Plataforma era apolítica. Nació para lo que nació, manipuló a las personas y funcionó: son cómplices del pucherazo de Salado quien, si pudiera aplicar su doctrina de democracia, en las próximas municipales eliminaría las papeletas de Ciudadanos, Por Mi Pueblo o Vox para que, como él dice, “no se difimune el voto” de la derecha, no sea que al final salga la izquierda… y eso, no es democracia, tiene otro nombre y, desde luego, democracia no es.