La Policía Local se rebela contra el concejal de Seguridad Ciudadana

Una parte de la Policía Local, por vía de la sección sindical de CCOO, ha hecho público su malestar por las manifestaciones realizadas por el concejal de Seguridad Ciudadana, Borja Ortiz (PP), en el transcurso del último Pleno ordinario. En su respuesta a la intervención de la portavoz de Izquierda Unida (IU), Rocío Calderón, que solicitaba explicaciones de por qué se incumple el compromiso de dos patrullas policía por la noche, Ortiz llegó a indicar que con el toque de queda los agentes están «dando vueltas, gastando gasolina sin sentido y sin actuar», lo que a juicio de CCOO menoscaba la imagen de la policía y «provoca una gran perjuicio a su profesionalidad». Días antes, Ortiz se jactaba de que «no tenemos ninguna queja de los sindicatos».

Los delincuentes también cumplen el toque de queda. Este pensamiento es el que parece encontrarse detrás del argumento expuesto por Ortiz, que indicó que la llegada de la pandemia ha incrementado el número de turnos a lo largo del día. Antes esta situación, el edil del PP explicó que «con el toque de queda, los servicios de noche se han reducido a lo mínimo imprescindible».

Así las cosas, continuó, «si tenemos que trasladar a alguna patrulla o a alguna persona de la noche a otro turno porque van a estar dando vueltas, gastando gasolina sin sentido y sin actuar, como es algo muy excepcional, se hace».

Acusaciones de conspiración

Ortiz admitió que se producen ocasiones «muy escasas» en las que se tiene una plantilla por turno. Al incremento de turnos, el imperativo de conjugarlos con los descansos, vacaciones e, incluso, con bajas por COVID en el cuerpo, Ortiz sumó acusaciones veladas de conspiración en la plantilla policial.

Según afirmó, «en algunos momentos ha habido personas que a última hora no han ido a sus turnos por una baja y han avisado dos minutos antes». Sin aportar más información, Ortiz afirmó que «esas cuestiones a mí me parecen poco morales; seré malintencionado porque, además, creo que la intención no es la baja en sí».