La tríada PP-PA-Cs entierran el mayor proyecto de cohesión social en la historia de Rincón de la Victoria

Arrinconados Salado Azada

Se cumplen dos años desde que la ciudadanía propusiera y decidiera sobre el destino de un mínimo porcentaje del presupuesto municipal a través de la primera y única edición de Presupuestos Participativos en Rincón de la Victoria. Como resultado de aquella experiencia de democracia participativa, surgió el mayor proyecto de cohesión social que se ha concebido en la historia del municipio: los huertos ecológicos urbanos. 24 meses después, la tríada PP-PA-C’s han enterrado esa iniciativa.

Se trataba de un proyecto concebido y votado desde la ciudadanía, con el debido asesoramiento de los técnicos municipales. Aquel proyecto trascendía el mero cultivo de la tierra de un modo sostenible y ecológico; buscaba, además, fortalecer la cohesión social.

A pesar de que Rincón de la Victoria es el segundo municipio por renta per cápita de toda la provincia, la tasa de desigualdad es muy elevada. A ello se suma, además, la existencia de cinco núcleos en cierto modo desconectados socialmente entre sí, como es el caso de La Cala del Moral, Rincón, Torre de Benagalbón, Benagalbón y diseminados. La puesta en marcha de los huertos ecológicos urbanos venía a paliar esa situación.

Cerca de medio centenar de personas, de toda ideología política, estrato social y núcleo de población se apuntaron libremente para optar a las parcelas. No se descartó a nadie, puesto que el objetivo era que personas que de otro modo no habrían coincidido cultivaran de manera conjunta las diferentes parcelas en que se dividieron los terrenos escogidos por los técnicos municipales. Por si esta labor de cohesión social no fuera poca, un porcentaje de la producción de dichos huertos se destinaría a los colectivos más desfavorecidos del municipio.

Sin embargo, la llegada del bipartido PP-PA, apoyado incondicionalmente por Ciudadanos, ha borrado de un plumazo este proyecto. Desde la moción de censura, el equipo de Gobierno liderado por Francisco Salado (PP) y José Mª Gómez Muñoz (PA), con el voto favorable de Elena Aguilar (C’s) y Óscar Campos (NA), han torpedeado culaquier intento de la ciudadanía de reactivar este proyecto, obviando el millar de firmas recogidas reclamando más democracia participativa.

Tanto es así que, incluso, en una decisión exclusivamente política contraria al criterio de los técnicos municipales, descartaron la parcela prevista para los huertos, en la que ya se había acometido una inversión para su preparación e instalación del riego. El último movimiento por parte del entonces edil responsable del proyecto, Sergio Díaz Verdejo (PP), fue proponer como nueva ubicación para los huertos ecológicos unos terrenos adyacentes a una gasolinera.

Como resultado y entre otras acciones, se ha negando el aporte de alimentos que se hubieran producido a organizaciones del municipio como Rincón Contigo, el Economato de La Cala o Cruz Roja. Además, desde el Ayuntamiento no ha vuelto a alumbrarse ningún proyecto de un calado social tan extraordinario como el desarrollado por la ciudadanía, completamente autogestionado por los vecinos y vecinas de Rincón.