La Villa Romana de Torre de Benagalbón se va a Mojácar

Arrinconados Guia FITUR

FITUR este año estaba gafado. Desde antes incluso de que se celebrara, un oscuro nubarrón se cernía sobre todo lo que estuviera relacionado de un modo un otro con la feria. El hecho de que la estimación de los costes de la feria variara en 1.000 euros de un día para otro o que, en su última intervención en el debate político de Radio Victoria y presumiendo de transparencia, la concejala Sonia Jiménez (Ahora Rincón) asegurara que las únicas autoridades a las que el Consistorio había pagado el viaje eran sólo la alcaldesa y del primer teniente de alcalde -dejándose fuera al concejal de Turismo que, evidentemente y como él mismo admitió, viajó con cargo a las arcas municipales- se quedan en mera anécdota. Lo más chocante, nos lo trae de nuevo la Guía Turística.

El jueves pasado se estrenó la nueva web municipal y el viernes se hizo su puesta de largo en rueda de prensa. Más allá de que su coste haya sido de 5.000 euros y de que recuerde a otras webs municipales, como la de Vélez-Málaga, desarrolladas por la misma compañía, Tetraware SL -lo que a uno le da por pensar qué buen invento las plantillas web-, o de que como denunciaban los perrunos hace unos días, el turismo se haya esfumado de la home, hay cosas que chocan más.

Después de que los responsables municipales nos vendieran la maravillosa guía turística presentada en FITUR -cuya tirada nunca llegamos a conocer, ni si estaba traducida a otros idiomas-, haciendo especial hicanpié en que nunca antes nadie había hecho algo parecido, al navegar por la nueva web municipal uno se lleva una sorpresa: en lugar de haber subido tan magna obra de arte, nos encontramos con el folleto turístico elaborado por el Partido Popular en la anterior legislatura.

VillaRomana

Lo cierto es que a nivel estético -algo fundamental en un folleto o guía turística- el del PP supera con creces a la guía presentada en FITUR sobre la que todos los grupos de la oposición, incluso UPyD se despacharon a gusto en sus críticas. Quizás, desde la concejalía de Turismo se han rendido a la evidencia de que aquella guía de FITUR era muy mejorable, olía a precipitado y a prisas y que, desde luego, se encontraba muy lejos de lo que uno espera de un municipio cuyo motor económico es el turismo.

Y es que, como digo, aquella guía y, FITUR en general estaban gafados. Basta, como otro ejemplo, visitar la web a la que nos redirige el código QR de esa guía. En esa página web, sobre la que uno no termina de entender por qué no está integrada en la nueva página web municipal, si a uno le da por navegar por el geoportal descubre con asombro que la Villa Romana de Torre de Benagalbón nos la han robadoahora está en Mojácar. Es sólo un ejemplo, pero creo que bastante ilustrativo. En el turismo, los reclamos son básicos y a Rincón de la Victoria le queda un largo camino por recorrer.