Las diferencias entre La Cala y Rincón marcan la primera asamblea ciudadana

Arrinconados Feria Cala

Ayer se celebró la primera de las muchas asambleas ciudadanas que el nuevo Ayuntamiento espera celebrar en el municipio. Tuvo lugar en la sala Las Musas de La Cala del Moral y su objetivo era que entre todos los vecinos decidieran cómo quieren que sean sus fiestas en este núcleo, que este año se celebrarán del 2 al 5 de julio. Las diferencias presupuestarias entre Rincón de la Victoria y La Cala del Moral marcaron una sesión que completó aforo en el centro cultural.

Lleno absoluto en la sala Las Musas para que los vecinos decidieran el diseño de sus fiestas que, aunque lógicamente y por una cuestión de tiempo el antiguo equipo de Gobierno dejó cerrados varios puntos, aún tenía varias cuestiones por discutir. La concejala de Cultura, Ferias y Fiestas, Juventud y Deportes, Alina Caravaca (IU), felicitó en varias ocasiones la labor de su predecesor, Antonio José Martín (PP), que fue el encargado de dejar listos antes del traspaso de poderes asuntos como el diseño del cartel -a cargo de un diseñador caleño-, entre otros.

Arrinconados Asamblea CalaAcompañada por la concejala de Gobierno Abierto, Transparencia Abierta, Participación y Colaboración, Sonia Jiménez (Ahora Rincón), las dos ediles subrayaron la importancia de que la transparencia sea la nueva guía del nuevo Consistorio, algo que terminó desencadenando la polémica. Como consecuencia directa de este Ayuntamiento de cristal al que aspira el cuatripartito (PSOE, Ahora Rincón, IU y PA) salieron a la luz los presupuestos municipales destinados a las fiestas de cada núcleo.

Mientras que La Cala del Moral, Benagalbón y Torre de Benagalbón cuentan con 15.000 euros de presupuestos cada una, Rincón de la Victoria dispone de 60.000 euros, es decir, 15.000 euros más que el resto de núcleos juntos. Algo que, en opinión de los vecinos de La Cala no tienen ninguna justificación, mostrando su descontento con un sonoro abucheo. Desde su punto de vista y tal y como expresaron varios vecinos, aunque Rincón tenga que gozar de mayor partida presupuestaria por su tamaño, una diferencia tan abultada parece no estar justificada. A fin de cuentas, la población de Rincón ronda los 18.000 habitantes (cerca de 43.000 sumando todos los núcleos), La Cala del Moral unos 14.000 habitantes, Benagalbón unos 3.500 y Torre de Benagalbón unos 8.000. Así las cosas, resulta complicado encontrar una relación directa entre los presupuestos y el número de habitantes.

Caravaca: ''Las fiestas de Rincón también tendrán su ajuste presupuestario y en 2016 cambiaremos la distribución de dinero con los presupuestos participativos'

Caravaca aseguró estar de manos atadas en esta materia con los tiempos que se manejan y al “haber encontrado los presupuestos ya consignados, de manera que nos los podemos cambiar”. Unos presupuestos que, en realidad, son idénticos a los del año pasado al haber sido prorrogados por Partido Popular en su anterior etapa al frente del Ayuntamiento. La concejala de Cultura, en un intento por aplacar los ánimos de todos los asistentes, se comprometió a que “las fiestas de Rincón tendrán este año su correspondiente ajuste presupuestario y para el año que viene cambiaremos esta distribución todos juntos de la mano de los presupuestos participativos”.

Asimismo, Jiménez se comprometió a que “una vez que finalice la feria, publicar en la web del Ayuntamiento en qué se ha gastado hasta el último euro en las fiestas”. A los 15.000 euros del presupuesto de la feria se suman los cerca de 3.000 euros recaudados de las barras de los bares o los 5.000 euros de la cesión de los terrenos a los feriantes. Este último punto fue criticado por la Asociación Recreativa Cultural (ARC) de La Cala del Moral, que hace años organizaba la feria y cuyos representantes aseguran que “sacábamos 12.000 euros por los terrenos, pero hay que saber negociar con los feriantes”.

Estas cifrArrinconados Asamblea Calaas, sin embargo, sorprenden a los técnicos municipales del área de Cultura, que afirman que “el precio del alquiler del metro cuadrado de los terrenos se determina en base a los recibos del año anterior y no figura nada que lleve a pensar que se cobraron esas cantidades en el pasado”.

Asimismo, el presidente de la ARC de La Cala del Moral admitió a Arrinconados que “todavía tengo 2.800 euros de cuando organizábamos nosotros la feria”, aunque aseguró que “no lo cederemos a la organización de la feria de este año”. En el mejor de los casos, la asociación baraja organiza algún tipo de actividad por su cuenta para este año.

La comida de la tercera edad será cena

Uno de los recortes que ha sufrido esta edición de fiestas es la comida dedicada a la tercera edad, que en lugar de ser al mediodía en el restaurante Riosol, pasará a ser cena en la caseta del recinto ferial de Las Palmeras. El Ayuntamiento justifica la medida en base a dos motivos: “con el cambio seremos capaces de ahorrar cerca de 3.000 euros que podremos destinar a otras áreas y, además, podrá asistir más gente y no estaremos limitados a las 250 personas de otros años”, expuso la concejala de Cultura.

La medida fue recibida con cierto recelo por parte de la asamblea -más aún al conocer la diferencia presupuestaria respecto a Rincón-, si bien quisieron contribuir a ese ahorro al votar por un pase de orquesta para amenizar la cena -a cargo de la orquesta Al-Andalus, que es la ya contratada por el anterior Gobierno para toda la feria- descartando una gala de humor o, incluso, la contratación de la cantante de copla Raquel Framit, que era otra de las opciones encima de la mesa.

Otra las votaciones que se realizaron fue la elección del pregonero. A las opciones presentadas por el Ayuntamiento (el IES Ben al Jatib por su 25º aniversario y un pregón conjunto del Club Deportivo Remo La Cala del Moral y el Club Deportivo Rebalaje) se sumaron varias propuestas de los ciudadanos: por un lado, el caleño Pedro Fernández (IU), actual teniente de alcalde de La Cala del Moral y concejal de Desarrollo de la Economía Local; la Asociación de Vecinos de La Cala del Moral y Luis Utrera.

Arrinconados Asamblea Pedro Fernández

Pedro Fernández

La Asociación Estrella del Alba también tuvo su oportunidad de convertirse en pregonera (también celebra el 25ª aniversario), pero dado que todavía está reponiéndose de la pérdida de La Niña Chica, prefirió rechazar el ofrecimiento, si bien Caravaca indicó que “el año que viene volverá a tener las puertas abiertas”. Finalmente y para su sorpresa, por lo inesperado que resultó, Pedro Fernández fue el elegido por aplastante unanimidad y, notablemente emocionado, agradeció el gesto a sus vecinos. 

Por otro lado, la tercera de las votaciones que tuvo lugar fue la elección del grupo para las actuaciones musicales. Descartada la cantante María Carrasco, los vecinos de La Cala del Moral apostar mayoritariamente por una actuación compartida por los grupos locales como Malaka Youth, Miel de Caña y Son de Aquí.

Atracciones para los hijos de parados

El balance de primera asamblea popular, tanto por asistencia como por participación, fue muy positiva. Desde el patio de butacas de Las Musas no sólo se insistió en la necesidad de cumplir con los horarios de la feria, tanto la de día que acabará a las 19:00 horas, como la de noche, para respetar el descanso de los vecinos, sino que se lanzaron iniciativas solidarias. Este fue el caso de una propuesta para que los hijos de familias de parados o en riesgo de exclusión puedan disfrutar también de los cuatro días de ferias con medidas sugeridas como una hora al día de atracciones gratis o canalizar fichas gratis a través de Bienestar Social, algo que desde el Ayuntamiento ya están valorando.

En 2012 Costas permitió la celebración de la Feria en la playa con la condición de que ese fuera el último año.

En cuanto a la posibilidad de instalar la feria en la playa -la plaza de La Laguna albergará la feria de día y Las Palmeras las casetas de la de noche-, Caravaca explicó que “contamos con un informe de Costas que lo prohíbe expresamente, debido fundamentalmente al peso de las atracciones que se hunden en la arena”. A pesar de ello, la concejala también se comprometió a, de cara al año que viene y con más tiempo -hace una semana que el nuevo Gobierno echó a andar- “hablar con Costas para ver qué se puede hacer, pero este año no podíamos arriesgarnos a realizarla en la playa y que nos sancionaran”.