¿Llega la bici crítica a Rincón?

Arrinconados Carril Bici

Pinchazos continuos, reventones de ruedas, caídas con resultado de heridas, hematomas y quemaduras… este es el balance del mal llamado ‘carril bici’ de Rincón de la Victoria, por el que todas las personas que circulan en bicicleta están obligadas a circular so pena de multa. No existe ningún carril bici real en el municipio y está prohibido circular por el paseo marítimo, pero el estado de esa vía de servicio es tan lamentable que supone un peligro para quienes circulamos por ella. Tras montañas de quejas antes las que el Ayuntamiento hace oídos sordos, ¿qué sucedería si llegara a Rincón la ‘bici crítica’?

Para quienes utilizamos habitualmente esa imitación de carril bici, por la que es imposible circular si no es con una bicicleta de montaña -las de carretera pinchan enseguida- las siguientes imágenes resultan más que familiares:

Los socavones en el carril son frecuentes, con piedras de gran volumen.

La acumulación de arena de la playa frena las bicis en seco, provocando accidentes.

Los pedruscos invaden el camino, dificultando el tránsito de pequeñ@s y personas de mayor edad.

Los cortes en el hormigón con afilados bordes provocan reventones en las ruedas.

El carril es ideal para entrenamientos de competiciones de montaña, no para que la mayoría de las personas circule.

A pesar de tratarse de la única vía oficial de desplazamiento para l@s ciclistas, el mantenimiento de este carril brilla por su ausencia por parte del Consistorio… y cuando con fines electoralistas se realiza una supuesta mejora, la chapuza es de dimensiones tan colosales que, como se aprecia en las siguientes fotos, sólo sirve para inundar de polvo el paseo a una de las horas más transitadas -perjudicando a las terrazas de bares- y llenar los bolsillos de la empresa adjudicataria a dedo. Esa misma mañana, los boquetes que dejaron provocaron charcos mayores que los que había previamente:

El paseo marítimo se llenó de polvo, causando molestias a vecin@s, transeúntes y comercios.

El material que se arrojó al paseo estaba completamente descompuesto, generando nubes de polvo.

En un intento por aplacar el polvo, el contratista vertió agua.

El agua evidenció la talla de la chapuza, pues inmediatamente después se provocaron profundos charcos.

Ante esta situación, ¿no es hora de que llegue la ‘bici crítica’ a Rincón? Este fenómeno, también conocido como ‘masa crítica’, se remonta a principios de la década de los años 90 y se ha replicado en decenas de ciudades de todo el mundo, desde Nueva York a Buenos Aires, pasando por Madrid, Granada, Estocolmo o Viena, entre muchísimas otras. El funcionamiento es sencillo: una concentración masiva y espontánea de ciclistas que ejercen su derecho a la libre circulación por las vías urbanas.

Tal concentración de bicicletas llega a colapsar el tráfico momentáneamente, consiguiendo así reinvidicar el uso de la bicicleta (y los patines o patinetes) para reducir el ruido del tráfico motorizado, su contaminación, atascos, inseguridad… En el caso de Rincón serviría, además, para reclamar un carril bici en condiciones.

La bici crítica suele celebrarse una vez al mes y, ¿podría ser un buen día de inicio la mañana del próximo sábado 28 de septiembre, circulando por la Avenida del Mediterráneo, en plena inauguración de la Fiesta del Boquerón victoriano?

Imaginen la estampa: cientos de ciclistas circulando por la calle, luchando por su propia seguridad -que con el actual carril bici no tienen- para terminar comiendo boquerones gratis en pleno paseo marítimo. Está en la mano de todas las personas que circulamos por ese deficiente carril bici, arriesgándonos a caídas. Si te gustaría participar en la Bici Crítica de Rincón no tienes más que decirlo en la encuesta que aparece en este enlace.