Mientras el Ayuntamiento incumple sus promesas electorales de gratuidad, Rinconbus lucha por sobrevivir

Arrinconados Rinconbus

Rinconbus nunca ha sido un servicio rentable, como sucede con la mayor parte de los servicios municipales de transporte en otras ciudades. Este es el motivo por el que históricamente el Consistorio subvencionaba buena parte de los costes anuales de este servicio que saca adelante una cooperativa. Durante la campaña electoral, tanto PP como Ciudadanos prometieron la gratuidad del servicio y PMP, incluso, se aventuró a garantizar un ‘Bono Taxi’ para personas mayores. Ahora, en plena pandemia, con la caída drástica de pasajer@s y la cooperativa luchando por mantener el servicio, el concejal de Transporte, Antonio Fernández (PP), calla al ser preguntado por el apoyo municipal al servicio de autobus municipal.

Esta semana, la cooperativa Rinconbus se veía en la obligación de anunciar la restricción de horarios para las líneas 2, 3 y 4 y la supresión de la 6. El presidente de la cooperativa, José Carlos Garrido, justifica la medida a Arrinconados porque «en términos generales el número de pasajer@s se ha visto reducido a la mitad», una cifra que por las tardes se desploma hasta el 65%.

Con estos datos y el incremento de costes que ha traído consigo la pandemia (limpieza exhaustiva de los vehículos tres veces al día, que ha permitido que ningún trabajador haya dado positivo), «tengo que conseguir que la empresa sobreviva, porque la situacuón económica no es buena», indica Garrido.

Sin embargo, las redes sociales acogieron la restricción de horarios con mucho revuelo, ante lo cual, la cooperativa decidió en cuestión de 24 horas reestablecer el servicio de la línea 6 por las tardes. «Nos debemos al pueblo y, seguramente nos equivocaremos en decisiones que tomemos, pero es con la intención de salvar Rinconbus», indica el presidente.

La asunción de la totalidad de los costes del servicio, que es lo que implicaría la gratuidad que partidos del equipo de Gobierno prometieron en campaña electoral, salvaría la empresa y garantizaría el servicio en el municipio. Sin embargo, ni siquiera las medidas anunciadas este mismo años de gratuidad para menores de 18 años empadronados, estudiantes hasta 25 años, y su extensión a mayores de 65 años han entrado en vigor. De hecho y pese a las reiteradas promesas de Francisco Salado (PP), todo indica que, en el mejor de los casos, no será hasta 2021 cuando se cumpla parcialmente alguna de ellas.

Arrinconados ha contactado con Antonio Fernández (PP), el concejal responsable que, además, es edil Economía y Hacienda, pero éste ha rechazado realizar declaraciones, negándose así a arrojar luz sobre la falta de apoyo a un servicio municipal básico como es el transporte público.