Moción de censura: varias preguntas y un ruego

Arrinconados_Salado_Pepin_Campos

Después de varios meses de idas y venidas, hace unos días se deslizaba por fin la gran noticia en los medios: la moción de censura en Rincón de la Victoria es inminente. Tras más de 15 años de duros enfrentamientos en lo personal y en lo político, Francisco Salado y José María Gómez Muñoz, alias ‘Pepín’, llegaban a un acuerdo para, según ellos, salvar a nuestro municipio de la parálisis y el caos, erigiéndose, tras una larga campaña de desprestigio al actual equipo de Gobierno, en adalides del orden en Rincón de la Victoria (de un orden que es el suyo propio, añado yo, y que se mide con el beneficio de unos pocos en perjuicio de la mayoría de los vecinos). Sin embargo, cuando el acuerdo estaba ya sobre la mesa a falta de la firma ante notario, ha surgido un último escollo: el concejal de Ciudadanos, Óscar Campos, solicita entrar a formar parte del nuevo Gobierno “para fiscalizar la labor que llevarían a cabo el Partido Popular y el Partido Andalucista”. Y lo pide a sabiendas de que las directrices de su partido a este respecto son bastante claras: sus concejales y diputados no pueden entrar en gobiernos que no presidan.

¿Piensa realmente Óscar Campos que va a poder fiscalizar todas las decisiones que se tomen desde el Partido Popular, por ejemplo, en materia urbanística? ¿De verdad cree que estando al frente de la concejalía de Gobierno Abierto y Transparencia va a impedir que la mano de Pepín pueda (quizás…) encontrarse detrás de las contrataciones de personal en la EMMSA? Nosotros, junto a PSOE e Izquierda Unida, pactamos en 2015 con Pepín confiando en que, entre todos, seríamos capaces de fiscalizar su actividad. Al final, la única salida que nos quedó para evitar que continuase haciendo de las suyas fue expulsarlo del Gobierno. Y entre los tres partidos teníamos a nueve concejales en la corporación… Si finalmente Óscar llega a formar parte del equipo de Gobierno, le recomiendo que empiece buscando información sobre los más de veinte familiares de José María Gómez Muñoz que ya trabajan en el Ayuntamiento y en las empresas municipales. O que lo haga ya. Y si necesita información sobre la famosa lista de presuntos enchufados de la EMMSA, sólo tiene que pedirla. Ya le adelanto que hay unos cuantos nombres fácilmente relacionables con el actual portavoz del PA. Y los que vendrán si se le sigue permitiendo.

No seré yo quien se extrañe de que el concejal dude de la honestidad del PP de Rincón de la Victoria y de Pepín. Motivos le sobran. La sombra del nepotismo (siempre presunto) es vox populi en el pueblo. Y muchos sospechamos, con mayor o menor conocimiento de causa, que aquí, como en tantos otros municipios, más de uno “se lo ha llevado crudo” gracias a decisiones políticas más bien alejadas de la búsqueda del bien común. Pero firmar una moción de censura para colocar de nuevo en la alcaldía al Francis Salado de “los cuarenta principales” y su hermanísimo de confianza (hoy flamante director del Museo de Nerja) y devolverle al Pepín del sello y las injurias a los policías locales  su cuota de poder, alegando que todo va a ser muy legal porque él va a estar ahí para controlarlos, suena, con todos mis respetos, a chiste. Si no se fía de ellos, que no les dé el poder o que exija cambios de verdad; esos cambios que nunca le van a conceder. ¿O también se cree que va a ser José Luis Pérez el que tome las decisiones en el Grupo Andalucista y no que éste va a ser una mera marioneta de Pepín? ¿O que el propio Salado ha dado el paso convencido de que su enemigo íntimo abandona la política y le cede el testigo a su segundo de a bordo? Ni se lo cree Óscar Campos ni se lo cree nadie en Rincón de la Victoria.

En Ahora Rincón no tememos la moción de censura. Dentro del Gobierno o en la oposición, vamos a seguir trabajando por nuestro municipio como hemos venido haciendo desde que Podemos llegó a Rincón de la Victoria y Ahora Rincón al Ayuntamiento: con honestidad y siempre pensando en el bien común. A nosotros no nos mueven los sillones, ya lo demostramos exigiendo la salida del PA del Gobierno rinconero en 2016, teniendo claro que aquella decisión anulaba de facto las opciones de Antonio Moreno para alcanzar la alcaldía.  Lo que nos motiva para seguir trabajando día a día es la defensa de la justicia y de la igualdad de derechos y oportunidades. La lucha por un municipio y un país mejores, libres de aquellos que utilizan su poder económico y político para continuar enriqueciéndose a costa de todos, va a seguir adelante. Nada nos va a frenar.

Ciudadanos llegó a Rincón de la Victoria ondeando la bandera de la regeneración política, pero hoy, al igual que sucediese con el Partido Andalucista hace unos años, los afines a Pepín son ya mayoría en el núcleo del partido naranja; sin ir más lejos, la que fuera persona de confianza del PA, Mª Carmen González, es desde hace un año la más estrecha colaboradora de Elena Aguilar al frente de Ciudadanos. José Mª Gómez Muñoz ya ha tomado el control y ahora lo que quiere es mandar en la sombra. La llave para consentirlo, concejalía de Transparencia mediante o no, la tiene el número dos (oficial) de este partido. De él depende el futuro a corto plazo de nuestro municipio. Sólo espero que la decisión que tome Óscar Campos se base únicamente, y como él mismo ha dicho, en conseguir “unas condiciones positivas para Rincón de la Victoria”. Pero que esas condiciones positivas no lo sean únicamente para él mismo o para aquellos que se mueven en los entornos de Francis y Pepín. Que las condiciones positivas que pudieran llegar de un cambio de Gobierno, si fuera posible, algo que dudo mucho, lo sean para todos.

Óscar Carrascosa