«Nada que decir», la respuesta del Ayuntamiento ante el temor vecinal de cáncer por las tuberías de fibrocemento

Arrinconados Fibrocemento

Rincón de la Victoria cuenta con más de 50 kilómetros de tuberías de fibrocemento (amianto) en su red de saneamiento de agua potable. Se trata de un material prohibido por la Unión Europea desde 2003 por su elevada peligrosidad para la salud. Ante las denuncias vecinales de personas que, según apuntan, no han visto su sustitución en las últimas obras realizadas en la red de saneamiento, Arrinconados ha preguntado al bipartito PP-PA: «No hay nada que decir», ha sido su única respuesta.

El área de Cotomar es una de las últimas en las que se han producido obras de este tipo. «Nosotros no hemos visto que se hayan quitado las tuberías de fibrocemento», señala uno de los vecinos a este medio, «y si lo han hecho, desde luego que no ha sido con las debidas protecciones «.

Tras los intentos de este medio por arrojar luz en este asunto, ni siquiera ha sido posible contactar con alguno de los concejales responsables. La consigna es el silencio y, a través de su departamento de prensa los partidos liderados por Francisco Salado (PP) y José Mª Gómez Muñoz (PA) han zanjado la cuestión con un «no hay nada que decir».

Hace poco más de un mes, desde la Plataforma Málaga Amianto Cero, se lanzaba una carta de apoyo a los vecinos de Rincón de la Victoria para pedir al Ayuntamiento que quite las tuberías de fibrocemento que conducen aguas potables en el municipio. La iniciativa partía de la Asociación de Vecinos Torreón de Albendas Granadillas, área en la que según indican se han localizado múltiples casos de cáncer en zonas muy concentradas cuyo denominador común es el amianto. Ya a finales de 2017, el PSOE solicitó al Ayuntamiento un plan de sustitución de las tuberías de fibrocemento utilizadas en la red de abastecimiento de agua potable de la ciudad, por el que cada vez que ha sido preguntado el bipartito PP-PA ha guardado silencio.