Paletadas vs. sentido común