Playa canina: Silencio de la Junta y el Ayuntamiento de Málaga, al despiste

Arrinconados Playa Canina

El pasado 17 de junio, la Junta de Andalucía sorprendía con el anuncio de prohibición del acceso de animales domésticos al mar durante la temporada de baño (del 1 de junio al 30 de septiembre), incluso, aunque se tratase de playas habilitadas a tal efecto como la que se encuentra al final de La Cala del Moral. Casi 15 días después de que el Ayuntamiento de Málaga enviara un escrito recurriendo la decisión, la Junta sigue guardando silencio al respecto.

La Junta de Andalucía, amparándose en el Decreto 194/1998 de 13 de octubre, determinó hace unas semanas que las playas caninas no estarían permitidas en Andalucía, al contemplar que “queda prohibido el acceso de animales domésticos a las aguas y zonas de baño, con excepción del que resulte preciso para el desarrollo de actividades debidamente autorizadas por la autoridad sanitaria competente”.

La playa canina de La Cala del Moral parecía acogerse a esa excepción, pero cuando públicamente lo expuso la concejala de Playas del Ayuntamiento de Málaga, Teresa Porras, desde el Gobierno regional se negó tal extremo. Tal y como han explicado desde La Casona del Parque a Arrinconados, “un día después de que se publicara la prohibición, es decir, el 18 de junio, el Ayuntamiento envió un escrito a la Junta de Andalucía solicitando el debido permiso para mantener el funcionamiento de la playa canina”. A día de hoy, el Consistorio malagueño no habría recibido respuesta alguna. Arrinconados se ha puesto en contacto en varias ocasiones con la Delegación Territorial de Medio Ambiente, obteniendo en todas ellas la callada por respuesta.

Ayuntamiento de Málaga: 'La playa canina de La Cala del Moral debería permitirse porque, entre otras cosas, no es apta para el baño de personas'

Desde el Ayuntamiento de Málaga se sorprenden de la prohibición pues “a primeros de año se remite a la Junta el Plan Anual de Playas 2015 y en él estaba recogido que ese espacio estaba destinado a ser playa canina, sin que la Junta se haya pronunciado al respecto”. Además, añade, “es una playa que no es apta para el baño de personas”.

En cuanto a las posibles sanciones, aunque desde el Ayuntamiento de Rincón de la Victoria aseguran que es competencia del del Málaga (y así quedaba recogido en su propio Plan Anual 2015), estas mismas fuentes de la capital no asumen con la misma rotundidad la responsabilidad de las sanciones si las hubiera: “eso está por ver porque no es una cosa que esté delimitada todavía”. Lo más preocupante en este silencio y descoordinación administrativos es que el ciudadano también desconoce si él mismo podría ser multado por llevar a su perro a la playa canina.