¿Por qué quieren privatizar EMVIRIA si ni siquiera agota su presupuesto?

Arrinconados Riego

El tripartito PP-Cs-PMP ya ha convocado el concurso público para privatizar EMVIRIA, la empresa municipal responsable del cuidado de los parques y jardines. La justificación para proceder a la privatización por cinco años y un importe que ronda los siete millones de euros es un informe de necesidad en el que se subraya la incapacidad municipal para hacer frente a las exigencias del servicio. Sin embargo, atendiendo a la liquidación del Presupuesto de 2018, el entonces gobierno liderado por Francisco Salado (PP) y José Mª Gómez Muñoz (PA, ahora PMP), ni siquiera agotaron la partida presupuestaria asignada a EMVIRIA.

El cuidado de los parques y jardines del municipio es deficiente y el Ayuntamiento no puede hacer más porque no dispone de suficientes medios. Este es el argumento con el que PP, Cs, PMP y Vox apoyan la privatización de EMVIRIA como única salida, frente a la postura de PSOE, IU y Podemos que apuestan por su mantenimiento como empresa pública, inyectándole más dinero y mejorando su gestión.

A pesar de esta falta de recursos, el Ayuntamiento dejó en 2018 hasta 5.000 euros de saldo remanente del total de dinero asignado a EMVIRIA. Desde el ala izquierda de la oposición, se acusa al tripartito de haber dejado caer la calidad del servicio para que la privatización parezca la única salida. Mientras desde el equipo de Gobierno se aferran a la incapacidad municipal de contratar personal, no barajan otras opciones como la instalación de sistemas de riego más eficientes.

La consecuencia es que la reducida plantilla de jardineros con que cuenta en el Consistorio se ve en la obligación de tener perder un valioso tiempo en enceder y apagar manualmente los sistemas de aspersores repartidos por todo Rincón. En ocasiones, estos sistemas quedan encendidos por espacio de más una hora, con el consecuente despilfarro de agua, el encharcamiento de las zonas colindantes (incluido el carril-bici) y el impacto negativo que tiene en el césped y resto de plantas.

Arrinconados Riego

Estado en el que habitualmente quedan los oasis y el paseo marítimo por una deficiente gestión municipal.

La ausencia de sistemas de riesgo programados parece respaldar la gestión deficiente que desde el tripartito se está llevando a cabo. A fin de cuentas, este tipo de sistemas permitiría, no sólo el riesgo a la hora recomendada (de 4 a 8 de la mañana, porque evitar interferencias del viento y aprovechar que prácticamente no hay evaporación), sino que liberaría a los jardineros de mucho tiempo, pudiendo destinarlo a otras tareas.

El resultado de la gestión llevada hasta ahora da como fruto una gran cantidad de riego por aspersión, a pesar de que ésta produce más pérdidas que el riego por goteo o las cintas de exudación, o la apuesta por platas que no son autóctonas y que requieren de mayores cuidados que las que lo son.

Inquietud por los trabajadores

Ante la inminente privatización, la preocupación por el futuro de la plantilla de EMVIRIA es más que evidente. Las continuas contradicciones en que cae el máximo responsable político del servicio, esto es, Gómez Muñoz (PMP), no llaman precisamente a la tranquilidad. Hace unos meses y con motivo de la privatización de EMMSA, el líder del PMP aseguró que si se municipalizara la empresa mixta de limpieza todos los trabajadores tendrían que opositar para mantener sus puestos de trabajo.

Sin embargo y contradiciéndose así mismo, en el último debate municipal en Radio Victoria afirmó que «el futuro de la plantilla de EMVIRIA está garantizado», no sólo durante los cinco años en manos de terceros, sino cuando venza este plazo y «automáticamente la empresa vuelva a ser municipal». Una afirmación que su compañera de gobierno, Clara Perles (Cs), respaldó. Ellos fueron los únicos representantes del tripartito, pues ninguno de los concejales populares asistió al que se convirtió en el único debate sobre esta licitación, puesto que el equipo del Gobierno se ha negado a llevarlo a Pleno para un debate público.

En este sentido, Gómez Muñoz aseguró que saltarse este trámite democrático obedecía a una cuestión de rapidez, algo que no convenció a la concejala socialista María Victoria Ruiz, que recordó al veterano concejal que «existe la opción de convocar Plenos urgentes como ya ha hecho alguna ocasión este mismo equipo de Gobierno».