¿Realmente este Gobierno quiere Presupuestos Participativos?

Arrinconados Totem Presupuestos Participativospos

Si usted pasa hoy por el paseo marítimo de Rincón, a la altura de la Oficina de Turismo, se le acerca un joven y señalando a un tótem le pregunta “¿Quiere dejar su huella?” pueden pasar tres cosas:

  • A. Que usted diga que no y siga su curso sin que el joven le diga nada más.
  • B. Que acepte, sin saber para qué y, plasmada la huella de color, le entreguen el folleto de Presupuestos Participativos.
  • C. Que pregunte que para qué y, entonces, le expliquen que es una acción informativa de Presupuestos Participativos y usted decida si deja su huella o no.

Pues bien, ésta es la acción estrella de la campaña de comunicación de los Presupuestos Participativos.

Los componentes del Grupo Motor nunca terminamos de ver con buenos ojos la idea del tótem. Forma parte del street marketing o marketing de guerrilla diseñado por Alas6enlaplaya, la agencia de comunicación. Esta acción es la que ha absorbido el grueso de los 17.000 euros que se embolsa esta agencia cuyo plan estratégico de comunicación no se ha puesto a disposición del Grupo Motor, a pesar de haber sido solicitado.

¿Por qué no vimos la utilidad de una acción de comunicación tan cara (y, visto el tótem, áun nos salen menos las cuentas)? Sencillamente, porque es estático, porque el gran problema que tiene Rincón de la Victoria es el de ser un pueblo compuesto por cuatro núcleos (La Cala del Moral, Rincón, Torre de Benagalbón y Benagalbón) y un área, diseminados, que reinvidica ser el quinto núcleo. Esta coyuntura, dificulta mucho la comunicación más allá de redes sociales que, como está más que probado, llegan a un porcentaje mínimo de la población rinconera.

Fue entonces cuando propusimos que el tótem se moviera. Imposible, nos dijeron, porque esta visado por un ingeniero y tiene su seguro de responsabilidad civil. Fue entonces cuando dijimos que no queríamos tótem, que mejor era papel continuo de palmera a palmera: más barato, más efectivo y móvil. Tampoco. ¿Megafonía? No, eso es intrusivo. En suma, el tótem tenía que ir sí o sí y, a las críticas a las acciones de marketing de guerrilla, nos contestaron que criticar a expertos en comunicación resulta un poco temario (aunque en el Grupo Motor estemos algunos que sí sabemos de comunicación).

Así las cosas y asumiendo que tendríamos tótem quisiéramos o no y en un acto de fe ciega, incluso siendo ateos redomados, aceptamos esa propuesta pero, entonces, subrayamos la importancia de extender la comunicación de los Presupuestos Participativos por los cuatro costados del municipio, que más allá de las redes sociales, hubiera carteles, más acciones informativas, cuidando especialmente los más alejados como diseminados, urbanizaciones y Benagalbón.

En la última rueda de prensa, en la que no vimos a nadie de la agencia de comunicación, la alcaldesa, Encarnación Anaya (PSOE), depositó el éxito de la comunicación en el “boca a boca“. ¿Qué boca a boca va a haber si no se han sentado las bases? A pesar de que desde el 22 de junio ya es posible introducir propuestas de proyectos en cualquiera de las 14 urnas repartidas por el municipio o a través de la web, en núcleos como Benagalbón no se ha pegado ningún cartel hasta hoy pasado el mediodía, no se había informado a nadie… y desde allí, no alcanzan a poner su huella en el tótem del paseo. Lo mismo sucede con la Asociación de Vecinos de Granadillas que, como todo el que conozca mínimamente el municipio, sabe que es una gran dinamizador de esta zona (y en ello se insistió especialmente en las asambleas de Grupo Motor).

Por otro lado, durante las reuniones del Grupo Motor ha sido necesaria una intensa labor para fomentar la participación aunque ello complicara el proceso; ha habido que ‘conquistar’ que la gente pudiera dejar sus propuestas en urnas o a través de Internet, porque la intención primera era contar únicamente con los que se dejaran caer por los talleres de co-creación, hemos tenido que forzar que nada se apruebe sin que toda la ciudadanía, de manera presencial y telemática, tenga la oportunidad de votar. Finalmente, lo hemos conseguido, aunque nos comamos el tótem que, casi con toda probabilidad, tendrá la efectividad que nos tememos -ojalá nos equivoquemos, aunque las cuentas sigan sin salir.

Estos planteamientos me hacen plantearme si realmente este Gobierno quiere Presupuestos Participativos o, simplemente, cubrir expediente tras fiascos pasados como el de la auditoría externa de las cuentas municipales. Por eso, desde esta tribuna, les pido que participen, que propongan, que luchen por estos Presupuestos Participativos y los hagan suyos, porque algunos de los que hemos estado en todas las reuniones desde el principio siempre hemos luchado por ustedes, por todos, por el pueblo y ahora necesitamos refuerzos.

Dejen a un lado rencillas, intereses particulares o colores políticos: hay 250.000 euros para que decidamos entre todos su destino. Aprovechemos la ocasión.