El día que Salado faltó a su palabra y a la memoria de «un héroe de verdad»

Arrinconados Marfil Peralta

Con las décadas que Francisco Salado (PP) lleva viviendo de la política resulta pasmoso el modo en que tropieza una y otra vez con las piedras de soberbia que él mismo se coloca en el camino. Así lo ha vuelto a evidenciar durante su paso por Radio Victoria esta mañana, en el espacio El Alcalde Responde… aunque no siempre sea a lo que se le pregunta.

Como vecino y editor de este medio, lancé dos preguntas por redes sociales que Radio Victoria ha tenido a bien trasladar al regidor. La primera de ellas hacía referencia tanto a la recuperación de las Jornadas de Memoria Histórica, para lo que es necesario convocar la Mesa creada a tal efecto, como al incumplimiento que lleva a cabo el Ayuntamiento de la Ley de Memoria Histórica.

Salado ha zanjado el asunto indicando que «no está en mi agenda, dentro de mis prioridades, esa Mesa de la Memoria Histórica». Según ha señalado «el señor Bollero tiene mucho interés en la Ley de la Memoria Histórica», añadiendo que «yo tengo otras prioridades que el señor Bollero». Eso es más que evidente, como demuestra su gestión… nada nuevo ni bajo ni cara al sol.

Nada tenía que ver lo que yo piense o no de la Memoria Histórica, sino lo que él decía pensar hace algo más de un año… pero, taurino como es él, siempre entra al trapo, más manso que bravo, todo sea dicho de paso. Y es que, sea por las motivaciones que sea, es que las prioridades de Salado han cambiado respecto a lo que manifestó delante de los familiares del Hijo Predilecto de Rincón José Marfil Peralta , al que calificó de «un héroe de verdad». Entonces y con el foco mediático provincial encima, Salado parecía otro. Tal y como refleja la nota de prensa que posteriormente emitió el Ayuntamiento, «Salado se ha comprometido a recuperar las Jornadas de Memoria Histórica donde participó José Marfil en el año 2010, y que además lleven su nombre». Ahí es nada…

Ay, Salado, Salado… el tropezón que ha pegado hoy con su soberbia es de órdago, porque falta a su palabra y a la memoria de, cito sus palabras, «un héroe de verdad». ¿Sabe qué es lo peor? Que su falta de palabra, tampoco es nada nuevo ni bajo ni cara al sol.

Sobre el robo de la Cueva

La segunda pregunta hacía referencia al robo de más de 21.000 euros -cerca del 30% de la recaudación de todo el año- en la Cueva del Tesoro a finales de agosto.  Se ha limitado a indicar que el asunto se encuentra «bajo investigación policial y nos han pedido que seamos muy cautelosos»… confío, como el resto del pueblo, que más de lo que se fue dejando más de 21.000 euros en una oficina sin que hubiera necesidad de tal cosa. Esa ha sido la justificación para que, hablando en tercera persona, como le gusta a personajes como Salado, ha afirmado que «este alcalde no va a decir nada». Que igual otro alcalde puede arrojar más luz…

Ignoro si por el nerviosismo del momento o la falta de costumbre que tiene de responder a mis preguntas (a las que esquiva como tónica general), Salado no ha entendido lo que se le preguntaba. En lugar de responder quién era el responsable de que tal cantidad de dinero estuviera en la oficina de la Cueva en lugar de haberse ingresado en el banco, el alcalde ha tirado balones fuera explicando que «si hay algún responsable de ese robo, son los ladrones, evidentemente»… Un lince nuestro alcalde.

Tiene razón en que es mejor que no hable y prosiga la investigación para saber por qué durante tanto tiempo no se ha producido ningún intento de robo y justo cuando puntualmente hay un botín de más de 21.000 euros, se produce la fechoría. Eso sí que es garantía de gestión del responsable del robo.