Son rumores, son rumores…

Arrinconados Rumores

Estamos a horas de que arranque el escrutinio oficial y definitivo de las elecciones del pasado 24 de mayo (consultar calendario) y la rumorología se ha disparado, mezclándose con lo que no lo es. Vaya por delante que los rumores que a continuación detallo no han sido constrastados, más allá de confirmar que diversas fuentes que no tienen que ver entre sí han oído de ellos. Los comento aquí porque considero que a la ciudadanía le puede interesar lo que se cuece en los mentideros en los días previos a la sesión constitutiva de Gobierno, pero insisto en que deben de tomarse con la máxima cautela sin darles veracidad hasta ser confirmados definitivamente. Ese el motivo por el que este artículo aparece en la sección de Opinión y no en la de Actualidad.

Como se han podido imaginar, todo tiene que ver con el proceso electoral y posibles irregularidades detectadas. Vayamos primero por los hechos, de los que sí tengo confirmación:

Ahora Rincón ha presentado una reclamación ante la Junta Electoral de Zona.

Solicita la revisión del voto de los interventores por, según indican fuentes cercanas a la formación, sospechas fundadas de que podrían haber votado más de una vez. De ser cierto, la formación liderada por Antonio Moreno quizás podría arrebatar un concejal al Partido Popular y que éste quedara en 7. Tan sólo le hacen falta 10 votos a la formación morada.

No todos los recuentos de votos fueron públicos.

Al menos en un local electoral, en concreto en el Colegio Concertado Acebuchal (Rincón de la Victoria), la representante de la Administración habría obligado a realizar el recuento a puerta cerrada, alegando que así lo establecía un cambio de normativa.

Hasta donde yo he podido saber y según el único enlace al que dirige la web habilitada por el Ministerio del Interior para estas elecciones municipales, la ley establece claramente que “el escrutinio es público y no se suspenderá, salvo causas de fuerza mayor, aunque concurran varias elecciones. El presidente ordenará la inmediata expulsión de las personas que de cualquier modo entorpezcan o perturben su desarrollo”.

Por lo tanto, no sería competencia de la representante de la Administración el tomar la decisión de mandar el desalojo de la sala, dado que sus únicas funciones “consisten en solicitar al presidente o presidenta de la mesa electoral la información correspondiente a cada momento de la jornada, tomar nota de la misma en los boletines y verificar que todo sea correcto, para posteriormente poder trasladar esta información al centro de recepción de datos electorales”.

Esta escrutinio a puerta cerrada suena raro. Eso es un hecho. ¿Pudo haber irregularidad? En principio no, puesto que aunque el público fuera desalojado, los partidos continuaron teniendo dentro a los interventores, que velaron por el normal desarrollo del recuento. Otra cosa bien distinta es los partidos que no tuvieran interventores, que en ese escrutinio quedaron ciegos.

Los apoderados fueron expulsados de Delphos cuando votaron los interventores.

Tal y como establece la ley, el turno para que los interventores voten -junto con el resto de los componentes de la mesa- es justo después de haber introducido en las urnas los sobres que contienen las papeletas de voto remitidas por correo. En esa votación no se incluye a los apoderados que a diferencia de los interventores pueden moverse de una mesa a otra e, incluso, ir a otro local electoral a votar donde le corresponde. Los interventores, en cambio, o han elegido la mesa donde les correspondía votar para ser interventores o tendrán que haberlo hecho previamente por correo.

Pues bien, de nuevo la representante de la Administración ordenó salir a los apoderados para que los miembros de la mesa votasen, algo que no aparece recogido en la normativa… y de nuevo, que no es competencia de la representante de la Administración pues el artículo 91 de la Ley determina que “el presidente de la Mesa tiene dentro del local electoral la autoridad exclusiva para conservar el orden, asegurar la libertad de los electores y mantener la observancia de la ley”. De nuevo, los partidos que no tuvieran interventor, ciegos durante los cerca de 20 minutos que estuvieron las puertas cerradas, aunque allí sí se efectuó el escrutinio público.

Impugnación por voto nulo

Vayamos ahora con el rumor del que no tengo confirmación, aunque está corriendo como la pólvora, dándose incluso el caso de periodistas desde Málaga llamando a Rincón de la Victoria para solicitar confirmación. Al parecer, se habría impugnado la votación en al menos otro colegio electoral (el otro sería Delphos), ignoro si parcial o íntegramente, por presuntas irregularidades. Algunas fuentes apuntan a que este segundo centro sería el CEIP Josefina Aldecoa (Torre de Benagalbón), por irregularidades con el recuento del voto nulo. Contrastada la información con fuentes de una agrupación política que habría revisado durante el día de hoy las actas de sesión de las Mesas, no habría ninguna anotación al respecto en éstas, si bien es cierto que no hay obligación de reflejarlo pudiendo esperar a presentar la reclamación en los plazos establecidos por ley.

En el total del municipio se contabilizaron 214 votos nulos, por lo que quizas podría haber margen para eso 10 votos que le faltan a Ahora Rincón para hacerse con el tercer concejal y arrebatarle el octavo al PP. Asimismo, Pedro Fernández, candidato de IU, también aseguró haberse quedado a 49 votos del tercer sillón en el Consistorio. En Torremolinos, sin ir más lejos, Ciudadanos ya ha solicitado -pendiente de aprobación por la Junta Electoral- un segundo escrutinio tras haber detectado irregularidades en varias papeletas, según sus propios interventores. Allí, la formación naranja se ha quedado a 8 votos de su cuarto concejal, que también arrebataría al PP.

Mañana, como digo, es el escrutinio definitivo y saldremos de dudas de toda esta rumorología.