Sonia Jiménez dimite

Arrinconados Sonia Jiménez

Sonia Jiménez (Ahora Rincón) ha anunciado esta mañana su dimisión y entrega del acta de concejal con efecto inmediato. Según ha explicado en su comparencia ante prensa, la concejala de Participación Ciudadana, Buen Gobierno, Seguridad Ciudadana, Régimen Interior y Recursos Humanos, los motivos son “estrictamente personales”, ligados a su estado de salud.

Arropada por buena parte de sus compañeros de Gobierno (PSOE, Ahora Rincón e IU), Jiménez ha señalado que ha sido un “honor y gran satisfacción” haber servido al municipio durante el tiempo que ha estado al frente de su concejalía.

Notablemente emocionada, la edil de Ahora Rincón deja que “sea la ciudadanía la que juzgue mi labor estos meses”, pues desde su punto de vista “es la única legitimada para ello”. Durante su intervención, Jiménez ha extendido su agradecimiento a los rinconeros y rinconeras, a su familia, compañeros de Gobierno, trabajadores, etc.

Entre los hitos de los que se siente más orgullosa, la edil ha destacado haber logrado aprobar el nuevo Convenio Colectivo que desbloqueaba la compleja situación que vivían l@s trabajador@s municipales, haber asentado el germen de la participación ciudadanareglamento, Presupuestos Participativos-, o haber sido la primera concejala en asumir las competencias de la Policía Local, para la que también ha guardado unas palabras de agradecimiento.

La decisión y anuncio de su dimisión han sido tan repentinos que todavía no se ha hecho pública la reorganización del equipo de Gobierno, parte del cual estaba recién llegado de FITUR. Será la próxima semana cuando se anuncien las novedades organizativas, si bien por orden en las listas electorales de Ahora Rincón, sería el relevo correspondería a Óscar Carrascosa. A este respecto, Jiménez ha elogiado a sus compañeros, hablando de “equipo comprometido, trabajador y firme”.

LA ACTIVISTA QUE NO QUISO SER POLÍTICA (Opinión)
Siempre dije que el mundo lo cambian l@s activistas, no l@s polític@s. La mayoría de las veces, cuando asistimos a cambios positivos en la sociedad, el mundo de la política no ha sido más que un mero instrumento de lo que casi siempre ha movilizado previamente el activismo.

Sonia Jiménez es activista. Nunca ha sido política, aunque llevara la etiqueta. Por no ser, ni siquiera ha sido políticamente correcta, porque si algo ha caracterizado este algo más de año y medio de gestión ha sido su rudeza en algunos planteamientos, su brutal sinceridad… hablando en plata, su “ir de frente”.

Se compartan o no sus plantemientos, se choque o no con ella, Jiménez ha ejercido una política sin dobleces, con ingenuidad de novata en ocasiones, pero siempre con una aparente ausencia de doble intención que a algun@s ha llegado a irritar. Y digo “aparente” porque podría habérmela colado, podría haber conseguido el fin de todo buen manipulador, que es hacerte pensar que no hay un doble sentido cuando sí lo hay. Sin embargo, no lo creo.

Se va del Ayuntamiento rinconero alguien que defiende un modo de hacer política que debería generalizarse: el de la bofetada de realidad -como digo, compartas o no sus ideas- en lugar de la carantoña de frente y la puñalada por la espalda. En suma, se va del Ayuntamiento una activista cuyas palabras de despedida resumen a la perfección esta semblanza de opinión: “Que viva Rincón de la Victoria, salud y nos vemos en la calle”.