Tres años y miles de euros después, fracasa la estrategia de control de las colonias felinas y se renueva el servicio con la misma empresa

Tras tres años de contrato municipal con el Parque Zoosanitario para ejecutar servicios extraordinarios que no se contemplan en el contrato que también abona el Ayuntamiento a través de la Mancomunidad de Municipios de la Axarquía, las colonias felinas continúan suponiendo quebraderos de cabeza en todo el municipio. A pesar de ello, el tripartito PP-Cs-PMP ha optado por volver a adjudicar estos servicios al mismo empresario: José Antonio Villodres, gerente de Don Animal y presidente de la Asociación de Comerciantes y Empresarios de Rincón de la Victoria (ACERV).

En 2016, Arrinconados destapó que Rincón de la Victoria era el único municipio de la Axarquía que pagaba a la misma empresa dos veces por el servicio zoosanitario. Tanto el pago que se abonaba a través de la Mancomunidad como el propio que realizaba el Consistorio rinconero iban a parar al mismo empresario: Villodres.

Tras un pequeño periodo en el que, como sudece en el resto de pueblos, Rincón dispuso de un único servicio zoosanitario a través de la Mancomunidad, con la moción de censura de 2017 que devolvió al poder al equipo de Francisco Salado (PP) se volvió al copago.

En agosto se 2018 se volvía a firmar el contrato con Villodres por más de 144.000 euros por dos años, prorrogable un tercero, para ejecutar servicios extraordinarios entre los cuales destacaba el método CES (Captura-Esterilización-Suelta) para el control de las colonias felinas. Sin embargo y tras años negándose a ofrecer información pública, lo cierto es que la gestión con los animales se ha quedado lejos de lo estipulado en el contrato, con una mortandad disparada y unas esterilizaciones insuficientes.

Ferales Rincón, una asociación sin ánimo de lucro creada en Rincón de la Victoria para defender al gato feral, aplicando el ahora denominado método CER (Captura-Esterilización-Retorno), hizo uso del Escaño 22 en el último Pleno ordinario. La portavoz de la asociación cargó duramente contra la concejala responsable de esta cuestión, Mª Carmen Cañizares (PMP), así como contra el parque zoosanitario, al que acusó de no poseer «ni los medios, ni los conocimientos ni la predisposición» para llevar a cabo correctamente una estrategia CER.

La propuesta de Ferales Rincón planteaba que fueran las asociaciones que trabajan a pie de calle las que se encargaran de ello, clonando el modelo seguido por el Ayuntamiento de Málaga con entidades como la Asociación Amigo Animal (AMAN), donde sólo el año pasado se castraron a cerca de 1.000 gatos, frente a los 48 felinos al año que contemplaba el contrato vencido el pasado 27 de agosto con el Parque Zoosanitario de Rincón. Cañizares fue incapaz de responder a las preguntas Izquierda Unida (IU), sin precisar cuántos gatos han sido realmente intervenidos por el Zoosanitario durante los últimos tres años.

El equipo de gobierno no sólo rechazó tal colaboración altruista a través de una mesa técnica sino que, además, ha vuelto a adjudicar el contrato por dos años a Villodres por más de 167.000 euros por dos años, con el agravante de que se ha reducido la cantidad de esterilizaciones a la mitad, es decir, dos gatos al mes según los pliegos del concurso.

Tal y como indican todos los expertos, para culminar con éxito una estrategia CER, ha de realizarse de manera masiva y rápida, pues de lo contrario los felinos no dejan de reproducirse. Previo a ello, se precisa un estudio pormenorizado de las diferentes colonias de gatos, algo que desde el Ayuntamiento no se ha realizado ni publicado.