Un año de Presupuestos Participativos, un año de imposición de democracia representativa

Arrinconados Presupuestos Participativos

Hoy se cumple un año de los primeros Presupuestos Participativos en Rincón de la Victoria. Un día como hoy, en 2016, se abrían las urnas y se realizaba el recuento de este paso de gigante de la democracia, aunque a algunos partidos políticos no les agrade.

Admito abiertamente que me siento orgulloso de haber contribuido a hacer historia en un pueblo que me encanta, en un pueblo al que llegué hace poco más de dos años y medio y que he visto dar sus primeros pasos en la que considero que es la segunda Transición española: el paso de la democracia representativa a la democracia participativa.

Quienes se oponen a esta Transición, en este caso PP, PA y Ciudadanos, no tienen altura de miras, son un obstáculo al empoderamiento de la ciudadanía, un palo en la rueda de la democracia. Aquellas palabras del concejal de Economía y Hacienda (PP) ilustran muy bien el pensamiento caduco y retrógrado de quienes hoy por hoy nos gobiernan: “Entendemos otra forma de participación ciudadana y la haremos cumplir a nuestro aire”.

El regidor popular, Francisco Salado, habla de “otro modo de participación”, y su segundo de abordo precisa que lo impondrán. Su concepto de democracia no les permite ver que términos como “participación” e “imposición” no son compatibles. Imponer, hacer cumplir pertenece a otra órbita que, incluso, escapa a la democracia misma.

Campaña de sensibilización

No sólo me siento orgullo de esa primera edición de Presupuestos Participativos, mejorable, como prueba el nuevo autorreglamento en el que la ciudadanía ha estado trabajando durante la primera mitad de este año, sino también del trabajo absolutamente desinteresado de muchos vecinos y vecinas en esta iniciativa que, precisamente por la oposición de la tríada PP-PA-C’s, se ha convertido en una causa.

Me siento orgulloso de ver cómo la ciudadanía se moviliza para seguir informando: estas semanas, la Plataforma Pro Presupuestos Participativos continúa recogiendo firmas para poder llevar una iniciativa popular al Pleno del Ayuntamiento.

Pese al ninguneo, pese a todos los obstáculos que la tríada pone en nuestro camino, la Plataforma es inasequible al desaliento, poniendo dinero de su bolsillo, invirtiendo tiempo y energía para informar a la ciudadanía. Mientras desde el Ayuntamiento se envían cartas selectivas a determinadas asociaciones para que escriban su carta a los Reyes Magos -luego, en los despachos, PP, PA y C’s deciden cuántas de esas cartas tiran a la basura-, la Plataforma se mueve, va hasta las sedes de los colectivos que han aceptado nuestra invitación y conversamos con ellos y les explicamos qué son los Presupuestos Participativos y para qué sirven.

No sólo eso, también vamos a los institutos y entablamos conversación con el alumnado. ¡Qué gratificante es ver cómo nuestros jóvenes reflexionan, debaten, se preguntan y responden y, finalmente, se suman a la segunda Transición a la que algunos, como PP, PA y C’s no quieren subirse!

Quizás por eso, la tríada nunca nos ha ayudado a informar; quizás por eso, cuando organizamos las I Jornadas de Presupuestos Participativos, a la que vinieron representantes de municipios gobernados por diferentes equipos de Gobierno (incluido el PP), nos silenciaron. PP, PA y Ciudadanos han hecho todo lo posible por confundir a la ciudadanía y no han dudado, incluso, en mentir. Han intoxicado un proceso limpio, transparente y abiertamente participativo, tres pilares que riñen con su gestión.

En el aniversario de los primeros Presupuestos Participativos de Rincón de la Victoria, el mensaje a la tríada PP-PA-C’s es claro: dejen que la población se informe, permitan que la ciudadanía conozca en qué se diferencia la democracia representativa, defendida y a la que se atenaza la tríada; y la democracia representativa, que logra equilibrar el reparto de soberanía popular, que mana del pueblo pero no le pertenece al gobernante, como much@s creen.