Vertedero municipal: museo del abandono físico y administrativo

Arrinconados Vertedero

El que un día arrancó como un almacén municipal se ha convertido en un auténtico vertedero. Las instalaciones situadas en Camino Viejo de Vélez amontonan luminarias, casetas de playas, furgonetas, motos acuáticas, quads, barcas… abandonadas, no sólo físicamente, sino también administrativamente, puesto que ninguna concejalía tiene asignada la gestión de este espacio.

“No existe un área específica que lo esté gestionando”. Así lo explica  el concejal de Infraestructuras, Antonio Sánchez (PSOE), que ilustra su afirmación indicando que “de allí tiene llaves prácticamente todo el que puede llevar algo, fundamentalmente Medio Ambiente y Servicios Operativos”.

Los residuos se acumulan allí debido a que, tal y como indica Sánchez, “requieren de una tramitación administrativa muy compleja para poder destruirlos y llevarlos a vertederos, dándolos de baja del inventario municipal”. Esta tramitación requeriría elaborar un inventario de todo cuanto allí hay, lo que en opinión del edil socialista, “requiere de un trabajo muy arduo que hasta ahora, al no estar asignado a ninguna área determinada, pues nadie se ha puesto a realizarlo.  Sánchez añade “nadie quiere asumir el riesgo de quitarlo de allí por la consecuencias que pueda tener el hacer algo indebido”.

No todo cuanto allí se amontona es patrimonio municipal, también hay objetos que proceden de intervenciones, como es el caso de restos de barcos retirados de la playa, que han de permanecer durante un período de tiempo por si acaso su dueñ@ lo reclama. Sea como fuere y a pesar de lo arduo del trabajo administrativo, la dejación por parte del Consistorio se evidencia en casos como el de una furgoneta absolutamente oxidada que podría llevar, según Sánchez, más de una década allí, dada de baja de Tráfico, pero no del inventario municipal.

Especialmente llamativo es el vagón de tren abandonado, cuyo interior, totalmente destrozado, ha sido víctima del vandalismo dado que cualquiera se puede pasear por el vertedero al estar rota por diversos puntos la valla del perímetro. El responsable de Infraestructuras explica que en la anterior legislatura se aprobó ceder el vagón a una asociación de Málaga, sin que posteriormente ésta se haya hecho cargo de él.

Mientras ninguna delegación da un paso al frente para asumir la gestión del vertedero y la redacción del inventario, sí se acomete alguna gestión puntual, como la venta a un particular de una caseta de playa, tan deteriorada que no le interesaba al Ayuntamiento conservar. En este lapso, también aguarda más gente, como es la dedicada al negocio de la chatarra, que ya se ha ofrecido en diversas ocasiones al Ayuntamiento para limpiar el solar.