Vox ya marca la agenda política de PP de Rincón de la Victoria

Arrinconados Vox PP

El partido de extrema-derecha Vox ya ha comenzado a marcar la agenda política del PP de Rincón de la Victoria. Durante el pleno municipal que tendrá lugar hoy, el partido que lidera Francisco Salado (PP) llevará las mociones contra la ocupación ilegal de viviendas y en defensa de la caza.

Salado suda frío. Lo que se anunciaba como una victoria contundente en las próximas municipales ya no lo parece tanto. La sombra de Vox acecha, con un Ciudadanos cuyo electorado continúa confiando el voto en clave nacional y más frentes abiertos en el espacio conservador, con Gómez Muñoz apuntándose a un nuevo partido con el que ejecutar sus políticas de siempre y un UCIN de Ezequiel Carnero que está por definir.

A Salado no le preocupa la izquierda -algo comprensible con el nivel de oposición que se ejerce-; le preocupa la derecha, que no se fragmenta, se despliega. Sueña, en el mejor de los casos, con imitar a Juanma Moreno en la Junta, que tras encajar una dolorosa derrota y pérdida de votos, gobierna gracias a la extrema-derecha y un Cs tan veleta como acostumbra.

Por eso ya no basta con reasfaltar el municipio y pagar obras con dinero que no tenemos (sino que hemos dejado de pagar a los bancos pero que seguimos debiendo), ya no es suficiente cubrir sus ineptitudes con anuncios de proyectos que llegan con años de retraso, sin siquiera haberlos licitados.

Hay que dar un nuevo giro de tuerca y para ello toma la agenda que Vox marca a Génova y la trae a Rincón. Mientras presenta una moción contra la ocupación ilegal de viviendas, Salado no mueve un solo dedo para garantizar el acceso a un vivienda digna en un municipio como el nuestro en el que, según sus propias palabras, «no se puede vivir ganando 1.000 euros al mes». ¿Puede haber más hipocresia? O, dicho de otro, modo: ¿Está o no está claro para quién quiere gobernar?

Arrinconados Montaje Salado Vox

Fotomontaje de Salado imitando a Santiago Abascal (Vox).

La otra moción también tiene miga. Salado defiende la caza porque, según él, contribuye a la conservación de la diversidad… ya saben, que eso de matar por placer a animales salvajes ayuda al ecosistema… el mismo que a él le ha importado un rábano cuando ha amañado la consulta popular del paseo marítimo de Torre de Benagalbón, hurtando a la ciudadanía la posibilidad de votar lo que había propuesto: un verdadero paseo ecológico. Tanto le importan la biodiversidad al PP que, en lugar de encender las luces de alarma por lo que las protectoras denuncian en torno al parque zoosanitario, lo premian con dinero sin justificar como un pozo sin fondo… ¿Qué será lo siguiente, ver a Salado subido a caballo? No es tan descabellado, creánme.